lunes, 28 de junio de 2010

El twitter no es el territorio...(*)

“La política, hoy, pasa por Twitter”. Esta temeraria afirmación la vengo escuchando desde hace un tiempo, y me pone un poco nerviosa, qué quiere que le diga….

Que el Twitter sea una herramienta espasmódica para lanzar algún micropensamiento encorsetado en 140 caracteres, vaya y pase.

Que permita, de manera rápida y breve, comunicar algo, todavía le creo….Pero de ahí a que la considere “la” política, nah…….

En 140 letritas tenés que resumir una idea, podés titular bien, como Crónica. Puede ser un cross a la mandíbula que te impacte de tal forma que ahí nomás prendés la tele, googleás,algo para profundizar….pero no es La Política. No argumentás, no demostrás, no fundamentás con datos.

Muchos políticos twittean. Lo usan como herramienta, pero la política no la hacen pasar por ahí. Es un espejismo reducido a la cantidad de amigos que tienen en sus cuentas. Y pará de contar. A lo somo se reproduce en algún blog, en alguna nota, pero nada más. ¡Si no todos tienen una computadora disponible las 24 hs, menos aún a una cuenta de twitter!

Es como jugar al médico con los primitos….No pasa de ser un jueguito divertido, pero totalmente inocuo… Porque sabés qué? Con el Twitter no te embarrás las patas, no dialogás ni te toquetean, o te reclaman, o te proponen. La realidad no existe en twitter, porque la realidad es un poco más compleja que una frase escrita con cnsntes….

Y además, en la realidad, hay causas, consecuencias, efectos deseados y colaterales. Pero si un político , envuelto en una nube de bytes, lanza una exigencia, una apretada, una chicana por Twitter, después tiene que hacerse cargo de lo que dijo! No vale hacerse el guapo de mentirita, y después jugar a las escondidas:
Ahí tenés al experto en en globología, por ejemplo

FerIglesias
¡Exijo saber de qué manera se me miente con mis propios impuestos y con el 21% de IVA que paga la canasta básica!


El diputado por la Ciudad de Buenos Aires por la Coalición Cívica, que exige saber qué se hace con sus impuestos, porque con el 1er nivel de análisis matemático que aprobó, no le alcanza para sacar los cálculos….

Y los muchachos PRO! están lanzados a la campaña Twitter.a full. Será que sus ideas se resumen en 140 letritas….qué se yo….

mauriciomacri
Salgo d Sociedad Hebraica. Impresionante institucion !Buen desayuno d reflexion con sus dirigentes. Gcias


Cuántos años tiene Mauri? ¿Recién ayer se entera qué es Hebraica? ¿No fue nunca a un ciclo de cine? ¿No tiene amigos de la cole? Ah, no, el tiene amigos que están involucrados en cosas raras…

Y el ministro de educación? Fua! También retwittea apretando al juez Gallardo, porque el cartel de Coca Cola es parte de la educación ciudadana, sí señor! Y de paso, te pido que me votes los proyectos, porfi…!

93. estebanbullrich
RT @mauriciomacri: Q lindo miles d Arg en la 9 d J el domingo viendo la seleccion ! Juez Gallardo cartel está en regla Deje prenderlo! 8:13 PM Jun 26th via TweetDeck
94. estebanbullrich
Precisan testigos del asesinato de A. Sartori, es importante p/la causa. Y que voten nuestras propuestas s/motochorros http://bit.ly/909SAy


Y Gaby Michetti? Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz, dulces sueños, Gaby. Los ángeles del cielo te protegen, que si no….

gabimichetti
Volviendo de Mar del Plata. Llueve fuerte en la ruta. Fue muy lindo compartir el panel con Walter Agosto y Monseñor Casaretto.
gabimichetti
Es increíble como está lloviendo en esta ruta!! Una bendición para los campos de toda la zona!


Va a star breve Bs As!


(*) ”Un mapa no es el territorio que representa, pero, de ser correcto, tiene una estructura similar al territorio, razón por la cual resulta útil. Si el mapa pudiera ser idealmente correcto, incluiría (en escala reducida) el mapa del mapa. Si reflexionamos acerca de nuestros lenguajes, encontramos que, en el mejor de los casos, deben ser considerados tan sólo como mapas. Una palabra no es el objeto que representa; los lenguajes también exhiben esta peculiar capacidad de reflejarse a sí mismos: podemos analizar lenguajes por medios lingüísticos. El “lenguaje de mapa” anticuado, necesariamente, debe llevarnos a desastres semánticos, al imponer y reflejar su estructura antinatural… Siendo las palabras y los objetos que representan dos cosas distintas, la estructura, y solamente la estructura, se convierte en el único vínculo entre los procesos verbales y los datos empíricos. Las palabras no son las cosas de las que hablamos… Si las palabras no son cosas, ni los mapas el territorio mismo, entonces, obviamente, el único víncuo posible entre el mundo objetivo y el mundo lingüístico debe hallarse en la estructura, y sólamente en la estructura. La única utilidad de un mapa o lenguaje depende de la similitud entre los mundos empíricos y los mapas-lenguajes. El hecho que todo lenguaje tiene alguna estructura… lleva a que inconscientemente leamos en el mundo la estructura del lenguaje que usamos…”

Alfred Korzybski. Prólogo a su obra “Science and Sanity”

La caza del Snark. Lewis Carroll

Te gusta Carroll. Mucho. Ponele que leíste Alicia, (en el país, a través del, Alicia anotada...) Ponele que también leíste El juego de la lógica, y te partió la cabeza Jabberwocky, y un día, como quien no quiere la cosa, te mandan un mail invitándote al estreno de La caza del snark, de Lewis Carroll. Y vos decís: "Epa! qué es la caza del snark? Cómo me lo perdí? Y empeZás a buscar, y lo encontrás, y lo leés...
Y después de algunas semanas, insisten con que vayas al CC Rojas, pero no vas ni en pedo porque no te gusta el Rojas, sos una prejuiciosa bárbara y ese antro posmo no lo pisás, pero decidís compartir la Caza del Snark con tus amigos, a traves del blog, porque suponés que como a vos, puEde habérseles, tal vez, pasado esta maravilla. Y vas y lo publicás. Como es largo, lo tajeás siguiendo la lógica (ejem) de DON Lewis, cada espasmo será un post, te decís. Y al que quiere disfrutarlo, le servís una copita de algo, una bebida inspiradora, relajante, para saborear mientras leen... Ahí va, en 8 post, uno abajo del otro, para que no anden subiendo y bajando, que para enloquecernos ya está la vida....

La caza del snark

Agonía en ocho ESPASMOS

Lewis Carroll

(1875)

Ilustraciones de Henry Holliday, originales de la primera edición inglesa.

DEDICATORIA

Dedicado a una querida niña*
en memoria de las doradas horas del verano
y los suspiros de un mar estival.

Guarnida con traje varonil, empuña azada
En varonil tarea; mas también, sobre amigas
Rodillas, se acomoda y con urgencia reclama,
Tirana, que elle cuente su historia preferida.

Rudas almas sumidas en furiosas contiendas,
Una vida tan pura, tan simple, es ilegible.
¡Decidme, si gustáis: tales horas son hueras,
En balde, malogradas, sin encanto posible!

¡Clama tú, dulce niña, salva a los corazones
Hundidos en el tedio que el docto don no engaña!
¡Ah, qué feliz será quien los más tiernos goces
Tenga en su corazón y clamor de la infancia!

¡Afuera, pensamientos, no turbéis más mi alma!
¡Un trabajo reclama mis días y mis noches,
Aunque el recuerdo aún fluya de esplendorosas playas
Y con su sol frecuente mis ojos soñadores!

*El poema reproduce en acróstico su nombre: GERTRUDE CHATAWAY.

Dibujo a lápiz de Gertrude Chataway por Lewis Carroll



PREFACIO

Si alguien — y ello es endemoniadamente posible — acusara de escribir insensateces al autor de este breve pero instructivo poema, tal acusación se fundaría, de eso estoy convencido, en el verso:

El bauprés y el timón solían confundirse

Ante esta penosa eventualidad, no apelaré indignado (como podría) a mis otros escritos en prueba de que soy incapaz de un comportamiento semejante; no aludiré (como podría) al sólido propósito moral de este poema, ni a los principios matemáticos inculcados en él con tanta prudencia, ni a sus nobles enseñanzas de Historia Natural. Optaré por el procedimiento mucho más prosaico de explicar simplemente cómo ocurrió todo.

El Capitán, hombre de una casi mórbida sensibilidad en lo tocante a las apariencias, solía desmontar el bauprés, una o dos veces por semana, para que lo volvieran a barnizar, y en más de una ocasión ocurrió que nadie a bordo podía recordar a qué extremo del barco pertenecía. Todos sabían que era perfectamente inútil consultar al Capitán. Éste se habría limitado a consultar su Código Naval y a leerles en tono patético las Instrucciones del Almirantazgo, que ninguno de ellos había logrado descifrar; así que al fin, por regla general, lo sujetaban como buenamente podían, atravesándolo sobre el timón. El Timonel* solía asistir a la operación con lágrimas en los ojos; sabía que era un desastre, pero, ¡ay!, el artículo 42 del Código, «Prohibido hablar al Hombre del Timón», había sido completado por el propio Capitán con las palabras: «y prohibido que el Hombre del Timón hable con nadie». Así, toda objeción por su parte quedaba descartada y no cabía efectuar ningún movimiento del timón hasta el día en que tocara de nuevo barnizar. Durante estos desconcertantes intervalos, el barco solía navegar hacia atrás.

Como en cierto modo este poema está conectado con la balada del Galimatazo, permitidme que aproveche la oportunidad para responder a una cuestión que a menudo me ha sido planteada: cómo pronunciar «flexosos tovos». La «x» de «flexosos» suena gs, como en «exigir», y «tovos» se pronuncia de modo que rime con «robos». Asimismo, la primera «o» de «borogovos» se pronuncia como la de «loros». He oído a algunos que trataban de darle el sonido abierto de la «o» de «ahora». Tal es la Humana Perversidad.

Parece ésta también buena ocasión para llamar la atención sobre las demás palabras difíciles del poema. La teoría de Humpty Dumpty —la de las dos significaciones metidas en una misma palabra, como en un maletín— me parece que proporciona la explicación correcta en cada caso.

Tomemos, por ejemplo, «humeante» y «colérico». Imagínense que han de pronunciar ambas palabras pero que no han decidido cuál será la primera. Abran la boca y hablen. Por poco que se incline el pensamiento hacia «humeante», saldrá «humeante-colérico»; sí, por el contrario, la mente se inclina hacia «colérico», aunque sólo sea por un pelo, saldrá «colérico-humeante». Pero quien posea el más raro de los dones —el perfecto equilibrio de la mente— dirá «numérico».

Si cuando Pistol pronunció las célebres palabras:

¿ Bajo qué rey, Bellaco ? ¡Si no hablas, morirás!

el juez Shallow hubiera podido asegurar que se trataba de Wllliam o de Richard y no hubiera acertado, sin embargo, a decidir en qué orden, ¿quién duda que, para no morir, habría exclamado «¡Rilchiam!»?

* De esta tarea se hacía cargo el Limpiabotas, que hallaba en ella un refugio ante las continuas quejas del Panadero, relativas al brillo insuficiente de sus tres pares de botas.

La caza del snark: Espasmo I. El Desembarco

“¡Excelente lugar para el snark!”, exclamó el capitán,
a la vez que desembarcaba con sumo cuidado a su tripulación:
ensortijando los cabellos de cada marinero en su dedo,
les ponía fuera del alcance de la olas.

“¡Excelente lugar para el snark!”, repitió,
como si esta sola frase debiera estimular a la tripulación.
“¡Excelente lugar para el snark!, y lo digo por tercera vez.
Recordad, todo lo que os diga tres veces es siempre verdad.”

La tripulación estaba completa. Contaba con un limpiabotas,
un sombrerero que también hacía capuchas;
un abogado, a quien trajeron para que pusiera orden en sus
disputas; y un tasador, para que valorase sus pertenencias.

Un empleado de los billares, hombre de inmensa habilidad,
y que quizás se habría hecho con algo más de lo que
le correspondía de no haber sido por un banquero, contratado
con un enorme gasto, y que era quien administraba el dinero.

Un castor también había, que marcaba el paso sobre la
cubierta y que, a veces, se sentaba en la proa a hacer encaje.
A menudo les había salvado del naufragio, según explicó el
capitán, aunque ninguno de los marineros supo cómo.

Había un tipo famoso por la cantidad de cosas
que olvidó en tierra al embarcar
su paraguas, su reloj, todas sus alhajas y anillos
y la ropa que había comprado para la expedición.

Tenía cuarenta y dos baúles, todos cuidadosamente
embalados y con su nombre claramente rotulado en ellos;
pero, como omitió decir que los tenía,
todos se quedaron en la playa.

En realidad, apenas le importó la pérdida de sus ropas,
pues cuando embarcó traía puestos siete abrigos
y tres pares de botas. Lo peor de todo fue
que… ¡había olvidado completamente su nombre!

Respondía al grito de “¡eh!” o a cualquier grito fuerte,
como “¡fríame!” o “¡fría mi peluca!”
También, al de “¡como se llame!” o “¿cuál era su nombre?”,
pero especialmente a “¡como diantre se llame!”

Mientras que, para aquellos que preferían palabras más
concluyentes, tenía varios nombres; por ejemplo,
sus amigos más íntimos le llamaban “velilla”
y sus enemigos “queso tostado”.

“Su aspecto es desgalichado y su intelecto corto”,
solía hacer notar a menudo el capitán,
“pero su valor es perfecto y, después de todo,
esto es lo que se necesita con un snark.”

Solía bromear con las hienas y les sostenía la mirada,
con un impúdico movimiento de cabeza.
Y cuentan que una vez fue a pasear, zarpa con zarpa, con un
oso, “para mantener el ánimo”, según explicó.

Vino de panadero, y confesó cuando era demasiado tarde
—con lo que volvió medio loco al pobre capitán—
que sólo sabía hacer tarta nupcial, para lo cual debo decir
que ni había ni iba a haber ingredientes.

El último miembro de la tripulación necesita descripción
especial, aunque tenía un increíble aspecto de zopenco.
No tenía más que una idea, que era la del snark;
por ello el buen capitán le contrató al momento.

Vino de carnicero, pero declaró con gran seriedad,
cuando hacía una semana que el barco había zarpado,
que sólo sabía matar castores. El capitán se asustó:
vamos, que estaba demasiado aterrado para hablar.

Pero finalmente explicó, en tono trémulo
que sólo había un castor a bordo,
que era de su propiedad y tenía domesticado,
y cuya muerte deploraría profundamente.

El castor, que casualmente oyó esta observación,
protestó con lágrimas en los ojos
y dijo que ni siquiera el éxtasis de cazar el snark
podría compensar la funesta sorpresa.

Exigió enérgicamente que se transportase
al carnicero en un barco aparte.
Pero el capitán se negó a tomar tal precaución
porque no convenía al plan de la expedición.

“¡La navegación es siempre un difícil arte,
incluso con un sólo barco y una sóla campana!”, exclamo
el capitán, por lo que lamentaba tener que declinar
el hacerse cargo de otro más.

Lo mejor que podía hacer el castor, sin duda alguna,
era procurarse un abrigo de segunda mano a prueba de
cuchillos. Este fue el consejo del panadero. Y luego, que se
hiciera un seguro de vida en alguna compañía de renombre.

Esto sugirió el banquero y le ofreció en alquiler,
a precio módico, o en venta
dos excelentes pólizas: una contra incendios
y otra contra daños por el granizo.

Aún ahora, desde aquel triste día,
siempre que el carnicero aparecía por allí,
el castor miraba hacia el lado contrario
y se mostraba indeciblemente tímido.

La caza del snark- Espasmo II. El discurso del capitán

Al capitán todos le ponían en el alto candelero.
¡Qué porte, qué soltura y qué gracia!,
y ¡tan solemne también! Cualquiera podía ver que
era un sabio sólo con mirarle a la cara.

Había comprado un gran mapa que representaba el mar
y en el que no había vestigio de tierra;
y la tripulación se puso contentísima al ver
que era un mapa que todos podían entender.

“¿De qué sirven los polos, los ecuadores,
los trópicos, las zonas y los meridianos de Mercator?
Así gritaba el capitán. Y la tripulación respondía:
“¡No son más que signos convencionales!”

“¡Otros mapas tienen formas, con sus islas y sus cabos!
¡Pero hemos de agradecer a nuestro valiente capitán
el habernos traído el mejor —añadían—,
uno perfecto y absolutamente en blanco!”

Esto era encantador, sin duda, pero enseguida descubrieron
que su capitán, en quien todos confiaban ciegamente,
sólo tenía una noción de cómo cruzar el Océano,
y ésta era ir tocando la campana.

Era pensativo y serio, pero las órdenes que daba
bastaban para desconcertar a toda la tripulación.
Cuando ordenaba: “¡Rumbo a estribor, pero mantengan la
proa a babor!”, ¿qué diablos debía hacer el timonel?

También, a veces, solían confundir el bauprés y el timón,
cosa que, según hizo notar el capitán, ocurría
con frecuencias en climas tropicales cuando el barco
está, por así decirlo, “esnarkado”.

Pero el problema principal estaba en la navegación,
y el capitán, perplejo y acongojado,
confesó que esperaba que, al menos, cuando el viento soplara
hacia el este, el barco no enfilara hacia el oeste.

Pero el peligro había pasado; por fin habían desembarcado
con sus baúles, maletas y sacos.
Sin embargo, la tripulación no quedó complacida con lo que
a primera vista descubrió: ¡despeñaderos y precipicios!

El capitán intuyó que estaban bajos de moral
y, con tono musical, les explicó algunos chistes
que reservaba para momentos de infortunio.
Pero la tripulación no dejó de lamentarse.

Sirvió a todos generosas copas de ponche
y les propuso sentarse en la playa.
Y todos convinieron en que su capitán tenía un porte
sublime, allí firme, aprestándose a soltar su discurso.

“¡Amigos, romanos y paisanos, prestadme vuestros oídos!”
(Todos eran muy aficionados a las citas;
así pues, brindaron a su salud y le dieron tres hurras.
Él, agradecido, les sirvió algo más de ponche.)

“¡Hemos navegado muchos meses, hemos navegado muchas
semanas (cuatro semanas cada mes, recordadlo),
pero hasta el momento (y os lo dice vuestro capitán)
ni hemos visto ni olido al snark!”

“¡Hemos navegado muchas semanas, hemos navegado muchos
días (siete días cada semana, os lo aseguro),
pero hasta ahora ni un snark
sobre el que posar nuestra amorosa mirada!”

“Venid y escuchad mientras os repito
las cinco señales inconfundibles
por las que reconoceréis con plena garantía,
donde quiera que estéis, el genuino snark.

“Digámoslas por orden. La primera es su sabor,
que es escaso y hueco, pero crujiente
como un abrigo que estuviese demasiado ajustado en la
cintura, con aroma a fuego fatuo.

“Tiene el hábito de levantarse tarde;
estaréis de acuerdo en que lo lleva demasiado lejos
cuando os diga que, a menudo, se desayuna para el té de las
cinco y que come al día siguiente.

“La tercera es su lentitud para entender un chiste.
Si te aventuras a explicarle uno,
suspirará como lo haría alguien profundamente desdichado,
y siempre se pone serio ante un juego de palabras.

“La cuarta es su afición a las máquinas de baño.
¡Siempre carga con una tras él!
Y está convencido de que añaden belleza al panorama;
una opinión discutible, a mi entender.

“La quinta es la ambición. Ahora convendrá
describir las diferentes especies,
distinguiendo los que tienen plumas y muerden
de aquellos otros que tienen bigotes y arañan.

“Pues aunque los snarks corrientes no hacen ningún daño,
creo que es mi obligación advertir que algunos son
buchams…” El capitán se interrumpió alarmado.
¡El panadero se había desmayado!

La caza del snark: Espasmo III: . La historia del panadero


Le despertaron con bizcochos; le animaron con hielo,
les despertaron con mostaza y con berros;
le animaron con mermeladas y con juiciosos consejos,
y le pusieron acertijos para que los adivinara.

Cuando por fin se incorporó y pudo soltar palabra,
ofreció explicarles su triste historia.
Y el capitán gritó: “¡Silencio! No quiero oír ni una mosca”,
y agitó su campana con gran excitación.

Se hizo un supremo silencio. Ni un chillido, ni un giro,
apenas algún que otro lamento o gemido se oyó…
mientras el hombre a quien llamaban “¡Eh!” explicó
su calamitosa historia con antediluviana entonación.

“Mi padre y mi madre eran pobres, pero honrados.”
“¡Ahórranos todo eso!”, bramó impaciente el capitán.
“Si se nos hace de noche ya no habrá posibilidad de ver al
snark, No podemos perder ni un momento.”

“Me saltaré cuarenta años”, dijo casi llorando el panadero,
“y seguiré adelante sin hacer más observaciones
hasta el día en que me enroló en su navío
para ayudarle en la caza del snark”.

“Un tío mío muy querido (precisamente llevo su mismo
nombre) observó, cuando nos despedíamos…”
“¡Oh, sáltate también a tu querido tío!”,
exclamó furioso el capitán mientras tocaba la campana.

“Me hizo notar entonces”, continuó diciendo aquel santo
varón: “Si un snark es un snark, está bien. Tráelo a casa
por todos los medios: puedes servirlo con ensalada
y también vale para encender el fuego.

“Puedes buscarlo con dedales y buscarlo también con
cuidado. Puedes perseguirlo con tenedores y esperanza.
Puedes amenazarlo con una acción de los ferrocarriles
y puedes cultivarlo con sonrisas y jabón.”

“¡Ese es exactamente el método!, aseguró el capitán
en un súbito paréntesis, “Así es exactamente como
siempre me han dicho que debería
intentarse la captura del snark.”

“Pero, ¡oh refulgante [refulgente+fulgurante] sobrino mío!, ¡guárdate bien
si tu snark es un búcham!, porque entonces
súbita y suavemente desaparecerás,
¡y no aparecerás nunca jamás!”

“Esto es…, esto es lo que oprime mi alma
al recordar las últimas palabras de mi tío.
Mi corazón se asemeja a un cuenco
rebosante de cuajos palpitantes.”

“Esto es…, esto es…” “¡Ya nos lo has dicho antes!”,
dijo indignado el capitán.
Y el panadero contestó: “Déjeme decirlo otra vez.
Esto es…, esto es lo que me produce pavor.”

“Todas las noches entablo en sueños
una lucha delirante con el snark.
Y en esas fantasías lo sirvo con ensalada
y lo uso para encender fuego.

“Pero si alguna vez tropiezo con un búcham, ese día,
al momento (de eso estoy seguro),
súbita y suavemente desapareceré.
¡Y esa idea no la puedo soportar!”

ANTERIOR

La caza del snark: Espasmo IV. La caza


El capitán frunció el ceño y arqueó una ceja.
“¡Ya podías haber hablado antes!
¡Es excesivamente torpe mencionarlo ahora que,
por así decirlo, tenemos al snark al alcance de la mano!

“Nos entristeceríamos mucho, como puedes figurarte,
si nunca más se te volviera a encontrar.
Pero, sin duda, amigo, podrías haberlo mencionado
cuando empezó la expedición.

“Es excesivamente torpe mencionarlo ahora,
como creo haberte dicho ya.”
Y el hombre a quien llamaba ¡Eh! Replicó suspirando:
“Le informé el mismo día en que embarqué.

“Podéis acusarme de asesinato o de falta de buen sentido;
todos somos débiles en ocasiones.
Pero entre mis defectos
jamás estuvo dar falsas excusas.

“Lo dije en hebreo, luego en holandés,
después en alemán y en griego también;
pero olvidé completamente, y eso me mortifica,
¡que es inglés lo que habla usted!”

“Es una historia muy triste”, dijo el capitán,
con una cara larguísima,
“pero ahora que has terminado de contar tu caso
sería simplemente absurdo alargar el debate.

“El resto de mi discurso —les explicó—,
lo oiréis cuando tenga tiempo para contároslo.
Pero el snark está cerca, permitidme que os lo repita,
¡y es vuestra gloriosa obligación encontrarlo!”

“Buscadlo con dedales; buscadlo con cuidado;
acosadlo con tenedores y esperanza;
amenazadlo con una acción de los ferrocarriles;
cautivadlo con sonrisas y jabón.

“Ya que el snark es una criatura muy peculiar,
que no se deja atrapar de cualquier manera,
haced todo cuanto sepáis, e intentad todo cuanto no sepáis.
¡Hoy no debemos desperdiciar ninguna oportunidad!”

“Pues Inglaterra espera… ¡Me abstengo de seguir!
Esta es una frase tremenda, pero trasnochada.
Así que lo mejor será que saquen de sus equipajes
cuanto necesiten y se pertrechen para la lucha.”

Entonces el banquero endosó un cheque en blanco y lo barró,
y cambió su calderilla en billetes.
El panadero peinó con esmero sus bigotes y su pelo,
y se sacudió el polvo de los siete abrigos.

El limpiabotas y el tasador afilaban el azadón,
turnándose en la rueda de afilar.
Sin embargo, el castor siguió haciendo encaje
y no demostró interés por el asunto,

a pesar de que el abogado intentó apelar a su orgullo,
y en vano le fue citando
varios casos que demostraban
que hacer encaje infringía la ley.

El que hacía sombreros, hecho una fiera, pensaba
cómo colocar lacitos de una manera nueva,
mientras que el empleado de los billares, con mano
temblorosa se pintaba con tiza la punta de la nariz.

El carnicero se pudo nervioso y se vistió, con mucha
elegancia, guantes de cabritilla y una gorguera bien rizada.
Dijo que se sentía como quien va a cenar fuera,
a lo que el capitán respondió que era una bobada.

“Presentádmelo”, dijo,
“si por casualidad lo encontramos juntos.”
Y el capitán, asintiendo sagazmente con la cabeza,
dijo: “Eso depende del tiempo que haga.”

El castor simplemente siguió desfilando con aire triunfal
al ver al carnicero tan tímido;
e incluso el panadero, aunque era estúpido y gordo,
se esforzó en guiñar un ojo.

“¡Sé un hombre!”, bramó iracundo el capitán
al ver que el carnicero comenzaba a gimotear.
“Si encontramos un chabchab, ese desesperante pájaro,
¡necesitaremos de todas nuestras fuerzas para la tarea!”

La caza del Snark: Espasmo V. La lección del castor


Lo buscaron con dedales, lo buscaron con cuidado.
Lo persiguieron con tenedores y con esperanza.
Lo amenazaron con una acción de los ferrocarriles.
Lo cautivaron con sonrisas y jabón.

Entonces al carnicero se le ocurrió un ingenioso plan
para hacer una incursión por su cuenta;
y eligió un lugar poco frecuentado por el hombre:
un lúgubre y desolado valle.

Pero al castor se le había ocurrido el mismísimo plan
y había escogido el mismísimo lugar.
Sin embargo, ninguno reveló, con gestos o con palabras,
el disgusto que reflejaban sus caras.

Ambos tenían una única idea: el snark
y la gloriosa tarea del día;
y cada uno intentó aparentar que no se daba cuenta
de que el otro iba por el mismo camino.

El valle comenzaba a estrecharse, y aún se estrechó más,
y el atardecer se hizo más frío y oscuro,
hasta que, debido a los nervios, no a su buena voluntad,
terminaron por avanzar hombro con hombro.

Entonces, un alarido profundo y penetrante desgarró el
estremecido cielo, y ellos supieron que algún peligro les
acechaba. El castor palideció hasta la punta de su cola,
ý hasta el carnicero sintió una extraña desazón.

Pensó en su infancia, dejada atrás ya hacía mucho,
esa etapa inocente y feliz.
El sonido le recordó vivamente
el rechinar de un lápiz sobre la pizarra.

“Es la voz del chabchab”, gritó de repente
el hombre a quien solían llamar zopenco.
Y añadió con orgullo: “Como os diría el capitán,
ya expresé mi opinión una vez.

“¡Es el canto del chabchab! Id contando, os lo suplico,
y veréis que os o he dicho dos veces.
“¡Es la canción del chabchab! La prueba es total,
pues con ésta os lo he dicho tres veces.”

El castor había contado con escrupuloso cuidado,
escuchando cada palabra;
pero claramente se descorazonó y silbinchó [silbar+deshincharse]
desesperado al oír la tercera repetición.

A pesar de los esfuerzos que aplicó al empeño,
se dio cuenta de que había perdido al cuenta;
y ahora lo único que podía hacer era exprimir sus pocos sesos
y empezar a contar otra vez.

“Sumaré dos más uno, si es que sé hacerlo
con los dedos y los pulgares”, se dijo,
recordando con lágrimas en los ojos cómo
años atrás había descuidado la aritmética.

“Eso puede hacerse”, dijo el carnicero.
“Creo que ha de hacerse, estoy seguro.
¡Se hará!
Tráeme la mejor tinta y papel que encuentres.”

El castor trajo papel, carpeta, plumas
y tinta, para que no faltara de nada.
Y mientras calculaban, extrañas criatura reptantes
salían de sus madrigueras y les miraban con ojos de sorpresa.

El carnicero estaba tan absorto escribiendo, con una pluma
en cada mano, que ni reparó en ellas,
y se explicaba en un estilo tan sencillo
que el castor comprendía muy bien.

“Tomaremos el tres como objeto de nuestro razonamiento;
me parece un número muy conveniente.
Tras sumarle siete y diez,
lo multiplicaremos por mil menos ocho.

“Dividiremos, como verás, el producto
por novecientos noventa y dos.
Luego le restaremos diecisiete, y la respuesta
debe ser exacta y perfectamente verdadera.

“Te explicaría encantado el método empleado,
ahora que aún me acuerdo muy bien:
pero ni tengo tiempo, ni tu tienes cerebro.
¡Y habría tanto que explicar!

“En un momento he desvelado lo que
hasta ahora estaba envuelto en el misterio,
y por el mismo precio te daré
una lección de historia natural.”

Y siguió el carnicero con brillantez diciendo así,
sin tener en cuenta las normas de urbanidad,
pues olvidó que instruir sin haber sido presentados
causaría un escalofrío en sociedad:

“El chabchab es un pájaro de temperamento desesperante,
ya que vive en perpetua pasión.
Sus gustos en el vestir son un completo absurdo;
¡va siglos por delante de la moda!

“Pero reconoce a cualquier amigo a quien haya visto
anteriormente alguna vez. Nunca se dejaría sobornar.
Y en los tés de caridad siempre se pone en la puerta
a recoger los donativos, aunque no aporta nada de su bolsillo.

“Una vez guisado, su sabor es mucho más exquisito
que el del cordero, las ostras o los huevos;
algunos creen que se conserva mejor en un jarro
de marfil, y otros, que en barrilillos de caoba.

“Se cuece en serrín, se sazona en pegamento y
se espesa con saltamontes y cintas,
sin olvidar nunca lo principal,
que es preservar su forma simétrica.”

El carnicero hubiera seguido encantado hablando hasta
el día siguiente, pero creyó que la lección debía terminar.
Y lloró de alegría al intentar decir
que consideraba al castor su amigo.

El castor, a su vez, confesó, con una afectuosa mirad,
más elocuente que las lágrimas,
que había aprendido en diez minutos más que lo que todos
los libros le harían enseñado en setenta años.

Regresaron de la mano, y el capitán,
momentáneamente desarmado por la noble emoción,
dijo: “¡Esto compensa ampliamente los fatigosos
días pasados sobre el ondulado océano!”

Amigos como lo llegaron a ser el castor y el carnicero,
casi nunca se han conocido.
Y fuese invierno o verano,
jamás se veía a uno sin el otro.

Y cuando llegaban las riñas —pues siempre
hay enfados por mucho que se intente evitarlos—,
evocaban el canto del chabchab
y se juraban eterna amistad.

La caza del snark: Espasmo VI. El sueño del abogado


Lo buscaron con dedales, lo buscaron con cuidado.
Lo persiguieron con tenedores y con esperanza.
Lo amenazaron con una acción de los ferrocarriles.
Lo cautivaron con sonrisas y jabón.

Pero el abogado, harto de demostrar —sin que nadie le
hiciera caso— que el castor delinquía con sus labores de
encaje, se durmió. Y en sueños vio claramente la criatura
que en su fantasía hacía tanto tiempo que habitaba.

Soñó que estaba en un sombrío tribunal
donde el snark, con un monóculo, toga y peluca,
defendía a un pobre cerdo
acusado de abandonar su pocilga.

Los testigos demostraron, sin duda ni error,
que la pocilga estaba vacía;
mientras el juez, con tenue cantinela,
explicaba lo que la ley decía al respecto.

La acusación no llegó a formularse claramente.
Según parece, el snark había hablado
durante tres horas antes de que nadie pudiera imaginar
qué es lo que presuntamente había hecho el cerdo.

Cada uno de los miembros del jurado había llegado
a una conclusión diferente (mucho antes de que se leyera
la acusación); y rompieron a hablar todos a la vez. Al final,
ninguno de ellos supo qué habían dicho los demás.

“Deben saber…”, decía el juez. “¡Bobadas!”,
exclamó el snark: “Esa ley es obsoleta.
Déjenme que les diga, amigos, que este asunto
depende de una antigua ley feudal.

“En cuanto a la traición, el cerdo aparece
implicado, pero apenas fue cómplice.
Y la acusación de insolvencia claramente no prospera.
Si ustedes aceptan mi defensa, no debe nada.

“El hecho de la deserción no lo discutiré;
pero confío en que no le tendrán por culpable,
en lo relativo a las costas del pleito,
pues se ha probado su coartada.

“El destino de mi pobre defendido depende de sus votos”.
En este momento el orador se sentó en su sitio,
y pidió al juez que mirase sus notas
y resumiera brevemente el caso.

Pero el juez le confesó que nunca había resumido nada,
por lo que el snark comenzó a resumir;
y resumió tan bien que dijo mucho más
de lo que habían dicho los testigos.

A la hora del veredicto, el jurado se inhibió
por ser éste de difícil pronunciación;
pero expresaron su esperanza de que al snark no le
importase cumplir esa tarea también.

Así que el snark también dictó el veredicto,
a pesar de que tantas obligaciones le tenían exhausto.
Cuando pronunció la palabra ¡CULPABLE!,
todo el jurado gruñó y hasta hubo quien se desvaneció.

Luego el snark dictó sentencia, ya que el juez
estaba demasiado nervioso para pronunciar palabra.
Cuando se puso en pie se hizo un gran silencio;
¡se habría oído caer un alfiler!

“Destierro de por vida”, fue la sentencia que dictó,
“y que después pague una multa de cuarenta libras”.
Todo el jurado aplaudió, aunque el juez declaró
temer que la frase no fuese legalmente ortodoxa.

Pero su regocijo se apagó súbitamente
cuando el carcelero les comunicó, con lágrimas en los ojos,
que la sentencia no tendría el menor efecto
ya que el cerdo llevaba muerto varios años.

El juez abandonó la sala profundamente disgustado.
Pero el snark, aunque algo consternado,
continuó bramando hasta el final, como corresponde al
abogado a quien se ha encomendado la defensa.

Así soñaba el abogado, mientras el bramido
parecía hacerse cada vez más claro,
hasta que le despertó el furioso repique de una campana
que el capitán tocaba junto a su oreja.

La caza del Snark: Espasmo VII. El destino del banquero


Lo buscaron con dedales, lo buscaron con cuidado.
Lo persiguieron con tenedores y con esperana.
Lo amenarazon con una acción de los ferrocarriles.
Lo cautivaron con sonrisas y jabón.

Y el banquero, infundido de un valor tan insólito
que fue motivo de general comentario,
avanzó locamente hacia adelante, hasta que lo perdieron de
vista en su afán por descubrir al snark.

Pero mientras buscava con dedales y cuidado,
un veloz bandersnatch se acercó de repente
y agarró al banquero, quien chilló desesperado,
pues sabía que era inútil intentar escapar.

Le ofreció un gran descuento, le ofreció un cheque
—al portador— de siete libras y diez chelines.
Pero el bandesrnatch simplemente alargó
el cuello y agarró nuevamente al banquero.

Sin pausa ni descanso forcejeó y pugnó,
dando saltos y brincos hasta caer al suelo sin sentido,
mientras las malhuriosas [malhumoradas+furiosas] mandíbulas
crujían salvajemente a su alrededor.

El bandersnatch huyó al aparecer los demás,
guiados por el grito de terror.
Y el capitán, tocando la campana con gesto solemne,
masculló: “¡lo que me temía!”

Tenía la cara negra y en nada recordaba
al que que hasta estonces había sido.
Era tal su terror que hasta su chaleco había palidecido.
¡Algo digno de verse!

Para espanto de todos cuantos allí había aquel día,
se levantó vestido de etiqueta
y mediante absurdas muecas se esforzó por decir todo
cuanto su lengua no podía expresar.

Se hundió en un sillón y se mesó los cabellos,
mientras cantaba con tono misrívolo [miserable+frívolo]
palabras vacías que evidenciaban su locura,
y a la vez se acompañaba golpeando un par de huesos.

“¡Abandonadle a su suerte!; ¡se está haciendo tarde!”,
excalamó horrorizado el capitán.
“Ya hemos perdido medio día! ¡Si ahora nos descuidamos,
no atrapremos al snark antes de que anochezca!”

La caza del Snark: Espasmo VIII. La desaparición


Lo buscaron con dedales, lo buscaron con cuidado.
Lo persiguieron con tenedores y con esperanza.
Lo amenazaron con una acción de los ferrocarriles.
Lo cautivaron con sonrisas y jabón.

No querían ni pensar que la caza pudiese fracasar,
y el castor, emocionado al fin,
daba saltos impulsándose con la punta de su cola,
viendo cómo la luz dejaba paso a la oscuridad.

“¡Oíd —dijo el capitán… cómo grita el como-se-llame!
¡Grita como un loco!, ¡escuchad!
¡Hace gestos con las manos y con la cabeza!
¡Eso es que ha encontrado un snark!”

Le miraban extasiados y el carnicero decía:
“¡Siempre fue un gran bromista!”.
Y le contemplaban, su panadero, su héroe sin nombre,
encaramado en lo alto de un picacho cercano.

Así estuvo un momento erguido y sublime.
Pero de pronto vieron cómo caía al precipicio,
enloquecido y presa de convulsiones.
Aterrados y anhelantes esperaron…
“Es un snark”, fue el grito que llegó a sus oídos,
y les pareció demasiado hermoso para ser verdad.
Después siguió un torrente de risas y de “¡hurras!”
Y después…: “¡Es un bu…!”, le escucharon decir.

Luego, silencio. Algunos creyeron haber oído
un débil y errante suspiro;
algo así como “…cham”. Pero los demás juraron
que había sido el silbido de la brisa.

Buscaron hasta que se hizo noche cerrada,
pero no encontraron ni pluma, ni rastro, ni botón,
que les indicase que estaban en el lugar
donde el panadero había hallado al Snark.

A mitad de la palabra que intentaba decir,
en medio de la brisa y del gozo,
súbita y suavemente había desaparecido:
el snark era un búcham, como bien suponéis.

miércoles, 23 de junio de 2010

Los selknam se quedaron sin Anne


Anne Chapmann
1922-12 de junio de 2010

En 1964, Anne Chapmann estaba trabajando en Honduras con un equipo de antropólogos.

Se enteró que en Tierra del Fuego vivía Lola, la última mujer que había vivido la vida de los selk´nam, que había crecido antes de la ocupación de terrenos, y las epidemias que diezmaron a los casi 4000 selk´nam que vivían en el fin del mundo….Le pidió permiso al responsable del equipo para viajar al sur, y Levi Strauss se lo concedió. No es poca cosa. Desde 1964 hasta hace dos días, Anne viajó innumerables veces a Tierra del Fuego para registrar la vida, las costumbres, la historia de los Selk´nam y los yaganes. Sus primeras conversaciones con Lola Kiepja y Angela Loij, la fueron poniendo en contacto con una historia desconocida, tergiversada por los escritos de los pocos misioneros que habían convivido en esas tierras frías, inhóspitas con los “salvajes”


Conocí a la Chapmann hace unos pocos años. Me sorprendió esa mujer tan pequeña, tan frágil en apariencia, pero con una mirada tan viva, con tanto fuego, tan fulminante, que se apasionaba al contar sus historias en la Patagonia . También me sorprendió que la muy pícara, no paraba de piropear y tocar la mano de cuanto hombre “joven” menor de 60 se le acercara, y esto no es un chisme vulgar, sino realmente un pequeño homenaje a una mujer que vivió y se jugó, siempre hizo lo que quiso, con la misma pasión. Quedan sus libros, sus colecciones de fotos, las grabaciones de los cantos de Lola, y el recuerdo de una antropóloga de las grandes.


lunes, 21 de junio de 2010

A vuvuzela nao tem carozo

En estos tiempos aciagos, vertiginosos, mundialistas, de camiseta gorro y vincha, donde sólo se habla de Messis, de Totilatenesadentros, de cuartos, octavos y favoritos: Yo pregunto a los presentes, si es que se han puesto a pensar….Por qué estamos hablando de vuvuzelas? Cuál es el cambio paradigmático, la ruptura epistemológica, la fractura radical (Ups, perdón por el exabrupto!) que hace que nombremos a ese implemento como vuvuzela y no como corneta? Eh? Ya que no entiendo un pomo (y no es vanagloria, es sólo ignorancia con un poco de dejadez) de armados, jugadas secretas, cambios estratégicos.... quisiera saber, al menos, en qué se diferencia este coso de la vieja y querida corneta.
Digo, para cambiar el eje de la discusión, no más…. Sí, ya sé, ya sé, me voy a dar una vuelta a ver si llueve….

Vamos Argentina, vamos Maradoooooooooo



(je, en el feriado del día de la Bandera, meter un YPF es publicidad subliminal, no le parece. señora?

mi prima

Intuí de qué se trataba el amor a los 5 años. Adriana cumplía 15 y no me miró en toda la noche. Adriana era mi prima mayor, la que me llevaba al cine, a la plaza, me hacía escuchar a los Beatles y James Taylor los sábados a la tarde mientras se hacía la toca, la que me acompañaba a comprar ropa, convencía a mamá que me comprara esos minishorts y un cinturón grueso como los de ella, me ponía las pestañas postizas y la sombra color celeste, me prestaba los tacos y me enseñaba algunas palabras en francés…. Pero esa noche no. Esa noche sólo tenía ojos para él.
Al principio estaba celosa, enojada, sentada en el patio, casi escondida, la veía bailar, reírse, mirarlo….no quise jugar con otros chicos, sólo quedarme ahí, esperando que me descubriera…Estaba segura que no se había dado cuenta que estaba sentada….Ella, con flores en el pelo y un vestido mini blanco, tan linda, tan de fiesta de quince….También era mi primer fiesta de quince, y había participado de todos los preparativos, no era justo que me dejara sola…
Pero de pronto entendí. Fue ese instante en que empezó a sonar Jaames Taylor, cuando sonrieron y empezaron a bailar. Pasaron 40 años y todavía los recuerdo, bailando, flotando, dando vueltas y vueltas, mirándose, acariciándose con los ojos. Nada de lo externo los tocaba… Ese nombre que había escuchado despacito, entre susurros, tenía cara, manos que abrazaban a mi prima. Ese era Santiago.
Después todo cambió. Adriana ya no tenía tanto tiempo, a veces me llevaban en el auto de Santi (un Peugeot 404 gris) a tomar helado. Hacían el esfuerzo de estar un rato conmigo, pero ya no me quedaba el fin de semana completo en su casa, sólo algunas tardes, que volvíamos a escuchar los discos simples y pintarnos, antes de la hora de ir a bailar….Y ahora no sólo la admiraba porque era mi prima grande, porque me hacía la toca, me prestaba discos y hablaba en francés, sino porque ella estaba enamorada, como en las películas, y yo me escondía en el asiento de atrás del auto cuando se besaba con su novio…
Todo fue muy rápido, antes de que pasaran dos años, nuevamente Adriana estaba con un vestido mini, color cremita, y flores en el pelo, pero esta vez recogido. Mi papá fue el padrino de casamiento, la defendió en el escándalo igual que mamá, que hizo la torta con varios pisos para la fiesta mínima, ….La noche anterior al casamiento escuché a mamá llorando, contando que le habían contado cosas horribles de sobrinas fajadas ocultando panzas, caminando despacio por las vías del tren…de hermanas furiosas, que no aceptaban, cuñados irracionales, bárbaros ….pero hay que darle una mano, ayudarle a comprar ropita, armar el moisés, ellos están realmente enamorados….
Durante 30 años, Adriana y santiago se miraron como en la fiesta. Y seguían bailando toda vez que podían. Si Santi llegaba tarde, Adriana se quedaba sin aire. No podía vivir sin él. Los tres hijos le dibujaban una sonrisa, pero Santi la iluminaba. Se buscaban, se tocaban, se necesitaban cada minuto, cada día…
Cuando el mismo pecho que alimentó se llenó de veneno, sólo Santi la aliviaba. 5 años tardaron en dejarse vencer, cuando ya no fue posible ninguna oración, ninguna alquimia que transformara lo malo en bueno, ni contuviera el derrame que consumía la carne, las ganas….Adriana no llegó a cumplir 50, pero hasta el último instante, cuando ya no soportaba el dolor, cuando no podía mantener los ojos abiertos, buscó la mano de Santiago. Y él estaba ahí para seguir amándola
He tenido algunos amores, varios desamores. Y siempre estuvo la razón, la palabra guiando el sentimiento. Será que estoy llegando a la edad en que el veneno apareció, y empiezan los temores….No sé por qué será, pero si alguna vez me toca volver a enamorarme, quisiera que esta vez me falte el aire.

viernes, 18 de junio de 2010

La flor más grande del mundo



José Saramago

Agitado amanecer de un día

Bondi 6.30 de la mañana. Primer asiento, 30 % de las neuronas funcionando (Bueno, 30 del 50, está?)
Colectivero a los gritos con un amigo, (Odio profundamente los gritos a la mañana!) hablando de lo negro que está Maradona, que “ése apaña a las viejas ésas, como si les pagara el viaje de su bolsillo, vistes? Las apaña, les da espacio, las abraza, qué negro de mierda…..Esas viejas me tienen podrido, igual que Maradona…”
Ya vamos por el 50% neto y empiezan a calentarse las sinapsis…
“Y la yegua…viste cómo está lavando guita? Guita de la frula, lava como loca….la puta esa….” .
70%
“Fijate, por lo de mi vieja, están haciendo un barrio nuevo, un montón de edificios, escuela nueva….en 3 o 4 meses se convirtió en un barrio bárbaro, antes era un baldío, todo guita de la yegua…”
90%
“Y esa guita de dónde viene? Del lavado de frula!, de dónde la va a sacar si no”
99 % y a punto de explotar, sube un señor muy mayor, con bastón y un cartelito que le da a leer al chofer, que le contesta: “No viejo, yo a vagos no llevo, bajate…”
120%: “Tanta mierda tenés en la cabeza que no entendés nada, Cómo podés ser tan hijo de puta!!!!!!!”

lunes, 14 de junio de 2010

domingo, 13 de junio de 2010

A modo de reparación

Buscando en la web algún trabajo del viejo Barrett para postear (no es cuestión de andar tecleando si ya está hecho, no? ) me encontré con una desagradable sensación de injusticia Reproducido en varios blogs y páginas, ví publicado un correo electrónico que circuló hace algunas semanas, denunciando a Alberto Barrett, pintor y acuarelista paraguayo, uno de los 10 nietos del Rafael, como servicio, colaborador de la marina en la última dictadura argentina. Particularmnete me inquietó que la Agencia Rodolfo Walsh reprodujera esta porquería. Uno de los principios básicos del periodismo debería ser chequear la información antes de publicarla. Y más aún cuando se trata de un problema tan humillante, tan terrible.

Recibí ese correo como muchos, días antes de la presentación de Alberto en una charla sobre la Independencia del Paraguay de la que también participaría Francisco Solano López, entre otros. Pude charlar sobre esta denuncia con el mismo Barrett, quien contó que no era algo nuevo. El grupo El tábano, autor de estos coreos, lo venía persiguiendo desde hace rato, cuando él mismo los denunció ante la Liga por los Derechos Humanos y la Secretaría de DDHH, por apropiarse de los alimentos y dinero recibidos en solidaridad para los presos políticos paraguayos, y ocuparse de la tramitación de las reparaciones a los presos y exiliados en la dictadura de Stroessner para luego quedarse también con ese dinero. El grupo, según Alberto, está comandado por un represor del Pozo de Quilmes, varios expolicías y una abogada..

Alberto tiene el orgullo de pertenecer a una familia, que por 4 generaciones, no tiene traidores. Su abuelo Rafael, su padre Alex, todos sus hermanos y sus hijos y sobrinos han sabido siempre en qué lugar estar, desde dónde tirar las piedras. Su hermana Soledad fue asesinada en Brasil (Abajo, el tema de Benedetti y Viglietti para ella) Alberto Barret declaró como sobreviviente de El Olimpo el pasado 19 de mayo. Al día siguiente, una persona amiga de la que nadie puede dudar sin que se le caiga la cara de vergüenza me escribió: “Ayer estuve en la declaración de Barret, en el juicio por Atlético-Banco-Olimpo. Impresionante su declaración, lo sufrido allí adentro, cada testimonio es como si abriera nuevas puertas al horror”

No hay nada más que agregar. Sentí la necesidad de escribirlo, aunque llegue a 10, 20 personas. Es una necesidad visceral. Me subleva la mentira y la injusticia, y callar es ser cómplice.

Un abrazo

Barret (hablo de Rafael, no de Syd)

Gallinas

Mientras no poseí más que mi catre y mis libros, fui feliz. Ahora poseo nueve gallinas y un gallo, y mi alma está perturbada.

La propiedad me ha hecho cruel. Siempre que compraba una gallina la ataba dos días a un árbol, para imponerle mi domicilio, destruyendo en su memoria frágil el amor a su antigua residencia. Remendé el cerco de mi patio, con el fin de evitar la evasión de mis aves, y la invasión de zorros de cuatro y dos pies. Me aislé, fortifiqué la frontera, tracé una línea diabólica entre mi prójimo y yo. Dividí la humanidad en dos categorías; yo, dueño de mis gallinas, y los demás que podían quitármelas. Definí el delito. El mundo se llena para mí de presuntos ladrones, y por primera vez lancé del otro lado del cerco una mirada hostil.

Mi gallo era demasiado joven. El gallo del vecino saltó el cerco y se puso a hacer la corte a mis gallinas y a amargar la existencia de mi gallo. Despedí a pedradas el intruso, pero saltaban el cerco y aovaron en casa del vecino. Reclamé los huevos y mi vecino me aborreció. Desde entonces vi su cara sobre el cerco, su mirada inquisidora y hostil, idéntica a la mía. Sus pollos pasaban el cerco, y devoraban el maíz mojado que consagraba a los míos. Los pollos ajenos me parecieron criminales. Los perseguí, y cegado por la rabia maté uno. El vecino atribuyó una importancia enorme al atentado. No quiso aceptar una indemnización pecuniaria. Retiró gravemente el cadáver de su pollo, y en lugar de comérselo, se lo mostró a sus amigos, con lo cual empezó a circular por el pueblo la leyenda de mi brutalidad imperialista. Tuve que reforzar el cerco, aumentar la vigilancia, elevar, en una palabra, mi presupuesto de guerra. El vecino dispone de un perro decidido a todo; yo pienso adquirir un revólver.

¿Dónde está mi vieja tranquilidad? Estoy envenenado por la desconfianza y por el odio. El espíritu del mal se ha apoderado de mí. Antes era un hombre. Ahora soy un propietario...


Publicado en "El Nacional", 5 de julio de 1910.

Hace unas semanas me regalaron las Obras Completas de Rafael Barret. El viejo Barret, como lo llama su nieto Alberto, fue un librepensador, un escritor, periodista que dedicó la última parte de su corta vida a denunciar las terribles condiciones de explotación en el Paraguay, a dar charlas y colaborar con los que menos tienen. Se declaró anarquista pocos años antes de morir. Su obra no es tan difundida, y no soy quien para andar recomendando nada pero, valiéndome del viejo truco de las citas, me permito copiar algunas opiniones más calificadas que la mía. Se dice que la obra de Barret junto a la de Martí, constituyen el germen de la literatura latinoamericana:

En Paraguay, Augusto Roa Bastos ha dicho:

Barrett nos enseñó a escribir a los escritores paraguayos de hoy; nos introdujo vertiginosamente en la luz rasante y al mismo tiempo nebulosa, casi fantasmagórica, de la "realidad que delira" de sus mitos y contramitos históricos, sociales y culturales.

En Argentina, Jorge Luis Borges decía en una carta de 1917 a su amigo Roberto Godel:

Ya que tratamos temas literarios te pregunto si no conoces un gran escritor argentino, Rafael Barrett, espíritu libre y audaz. Con lágrimas en los ojos y de rodillas te ruego que cuando tengas un nacional o dos que gastar, vayas derecho a lo de Mendesky -o a cualquier librería- y le pidas al dependiente que te salga al encuentro un ejemplar de "Mirando la vida" de este autor. Creo que ha sido publicado en Montevideo este libro. Es un libro genial cuya lectura me ha consolado de las ñoñerías de Giusti, Soiza O'Reilly y de mi primo Alvarito Melián Lafinur.

En Uruguay, José Eneique Rodó, que coincidió con Barrett en Montevideo y quedó deslumbrado por sus artículos en la prensa, escribía:

[...] hace tiempo que, apenas tropiezo con persona a quien se pueda pedir ese género de albricias, le pregunto, venga o no venga a cuento -¿Lee usted La Razón? Se ha fijado en unos artículos firmados por R. B.?


cábala

Primero Nilda, después Martha, mas tarde Grace publicaron hoy algo de Janis. No voy a cortar la racha, todo suma. Y de paso, un recuerdo a mi prima Adriana. Por ella conocí a la Joplin, y hoy, no sé por qué, estuve pensando mucho en ella. Si me animo, escribiré

lunes, 7 de junio de 2010

Sección: Quemá esos examenes!

En esta nueva edición de la ya clásica sección, harta ya de corregir bestialidades, pensaba compartir con ustedes, amigos, hallazgos que deslumbrarán sus pupilas, quitarán sombras en su mente....pero viene con yapa: hace instantes, un querido compañero de la cátedra, recientemente jubilado, y dedicándose ahora al vitreaux (creen que es joda? No! Es la purísima verdad) me acaba de enviar un increíble material didáctico, que de haber contado con él con anterioridad, no hubiese tenido material para este post:
Aquí las perlitas (sólo tres, no quiero atosigaros)
"Sócrates miró por el microscopio y descubrió la ciencia" (Jenniffer S.)

"La característica de la ciencia moderna es que mezcla lo real con lo práctico, y de esa manera se separa lo material de las creencias" (Ceverina G.)
"El razonamiento inductivo es cuando una persona persive (o cree) lo que va a suceder. Es un reflejo de la razón .Por ejemplo: cuando alguien dice: Intuyo que va a llover. Para que un individuo llegue a tal razonamiento es que se vasa en sucesos, por ej: el pronóstico de la tele, la umedad si está nublado, etc. Eso lleva a la persona a tal razonamiento." (Ceverina G)

Ahhhhhhhhhhhh, ahora, con todos esos ejemplos, lo entendí!

Bueh, acá, la solución a todos mis problemas didácticos

domingo, 6 de junio de 2010

Deja Vu




En las internas del radicalismo ganó Ricardito Alfonsín. Con el espectro del padre en los trajes que usa, en la sonrisa copiada, en carteles que nos arrancan una sonrisa (cómo puede ser tan....) y remiten a ese fin de la dictadura. Y le ganó al Cleto. Chau Cleto. Cleto apoyado por la Coordi, por Moreau, por Storani, por el Coti... Chau Coordi. QEPD.

Y en medio de esos recuerdos buscando en youtube, me cruzo con ésto. Y se me piantó el lagrimón. Que una es una ochentosa, y no lo puede negar. Hice una selección arbitraria, pero si vas a la página, están todos. Todos los de el cassette que escuchaste mil veces. Por esa Nicaragua Nicaragüita que ya no es. Por el Farabundo. Y este Alfonso, que tampoco es.