sábado, 2 de agosto de 2008

La patria desangrada



Desde el inicio, este país estuvo signado por la polarización: lealtad a los Borbones o bonapartistas son los antecedentes inmediatos a los acontecimientos de mayo de 1810, que vuelven a dividir a los habitantes de este suelo, obligándolos a decidirse a favor o en contra de la revolución.
La dicotomía recorre la historia, va conformando una particularidad, una manera especial que nos estructura de manera dual: indios/blancos, gauchos/extranjeros, unitarios/federales, Buenos Aires/ interior son los polos que construyen relaciones sociales tironeadas, en las que siempre hay que tomar partido, obligando a decidirse y construír un nosotros por oposición a los otros.
Levi Strauss dice en las Mitológicas que las tribus que no conocen la cocción de los alimentos no tienen la palabra para decir "crudo" o "cocción". Pero, en consecuencia, tampoco tienen una palabra para decir "crudo" puesto que el concepto mismo no puede caracterizarse. Del mismo modo, los hombres permanecieron mucho tiempo sin imaginar el peso o la presión del aire que los rodeaba, a falta de una referencia con relación a la cual compararlo. Así, el lenguaje y los sentidos sociales se van construyendo en relación a lo vivido, y por oposición. El viejo maestro caracteriza también a las organizaciones dualistas como " un tipo de estructura social frecuente en América, Asía y Oceanía, caracterizada por la división del grupo social —tribu, clan o aldea en dos mitades, cuyos miembros mantienen relaciones recíprocas que pueden extenderse desde la más íntima colaboración hasta una hostilidad latente, y que generalmente asocian ambos tipos de comportamiento. A veces, las mitades parecen tener como finalidad la regulación de los matrimonios A veces su papel se limita a actividades religiosas, políticas, económicas, ceremoniales o simplemente deportivas...La historia de cada grupo social muestra que la división en mitades procede de los más diversos orígenes la invasión del territorio por un grupo de inmigrantes; de la fusión, por razonesvariables (económicas, demográficas, ceremoniales), de dos grupos territorialmente vecinos; de la cristalización de las reglas empíricas destinadas a asegurar los intercambios matrimoniales en el seno de un grupo dado; de comportamientos antitéticos pero juzgados igualmente indispensables para el mantenimiento del equilibrio social, etcétera." (en Antropología Estructural)
Sea cual fuere el origen de nuestra sociedad dual, lo cierto es que la oposición persiste a lo largo de los tiempos. No sólo en la esfera política, también el siglo XX ha estado atravesado por la polaridad de conservadores y liberales, personalistas y antipersonalistas, peronistas y antiperonistas, también la cultura o el deporte nos ha obligado a tomar partido por una de las fracciones: Laica o libre, Florida o Boedo, Boca o River se presentan en cada momento como una herida que no permite cicatrizar una identidad común. Tal vez sea ésa la identidad argentina de la que tanto se ha escrito, tratando de aprehender un concepto que la contenga...
Apenas calmados los rumores de cacerolas y piquetes que enardecieron durante más de 100 días los ánimos de los argentinos con una nueva "guerra" campo/gobierno, que una vez más nos puso ante la disyuntiva, a cada uno de nosotros, por optar por uno de los dos polos, demostrándonos que la síntesis "piquete y cacerola, la lucha es una sóla" tiene un significado distinto al que le asignamos allá por el 2001, se percibe una nueva sangría en las venas abiertas de Argentina. Esta semana, horribles imágenes en la televisión, y sutiles comentarios en los medios gráficos, van perfilando una nueva guerra. Creo que no podemos permanecer indolentes ante este nuevo dilema. Como argentinos, ciudadanos comprometidos con nuestro tiempo, por nuestros hijos y nietos, tenemos que decidir. Esta nueva realidad nos interpela, y nos obliga a arriesgarnos por una de las 2 veredas. Como cantara Raúl Porcheto, preanunciando la tan añorada democracia:

Si hay que triunfar
siempre te vamos a llamar
para guerras o elecciones
pibe no nos abandones
Es tiempo que dés ejemplos
en estos grandes patrones
de la vida nacional
hay que dejar de estar a un lado
pon cara de preocupado
che pibe, vení, vota...

Votemos, decidámonos, que la realidad no nos pase por el costado: Emos o floggers?

4 comentarios:

goliardo-argentino dijo...

También esta la división futbolistica "menotista vs bilardistas". Yo creo que tiene que ver con la construcción historica-politica de la argentina. "Facundo o Martin Fierro", "criollos, Gringos" "libros, alpargatas" "politica cientifica, politica criolla". toda la historia politica gira en torno a estas "Zoneras". me acuerdo que de joven (hace mucho) lei una novela de Dalmiro saenz "La patria equivocada", essa fue mi primera aproximación a los enigmas de la historia argentina, y descubri una sucesion trágica, falsa identidad, traición que verdaderamente, da para releerlo de nuevo, ya me voy a buscar ese libro. saludos y gracias por hacerme acordar de Dalmiro...

Ulschmidt dijo...

¿será eso el materialismo dialéctico??

El Canilla dijo...

je...dificil elecci�n.
me da el p�lpito de que nos quedamos afuera. Prefiero el morral y a lo sumo la vieja campera verde...

Laura dijo...

Goliardo: Dalmiro! Ahora,entre nos, de Setenta veces siete, Yo también fuí un espermatozoide, Las boludas, Carta a mi ex...pasó a decir cada zonzera últimamente! Se estará equivocando la pastilla?
Don U; Exacto! Materialismo dialectico a las brasas, sale con fritas!
Canilla: Y sí, tal vez lo mejor sea abstenerse. (Je). Y no esos engendros de no-positivo, no?
Saludos a todos