jueves, 29 de mayo de 2008

jueves, 22 de mayo de 2008


Hacé la prueba. Cuando estés charlando con un grupo de personas, preguntá la hora. Lo que sigue es una escena de western. Todos desenfundarán el celular (aunque tengan reloj en la muñeca)
Estos nuevos tiempos hacen rever muchas tradiciones. Ya no más canciones como Reloooj, no mar-ques lasoooooras, ni chistes cuando alguien está tomando café.
Lo bueno de ésto es que algunos se dan cuenta que tienen un mensaje recibido, donde le avisaban que tenía que estar hace 10 minutos en otro lado....

sábado, 17 de mayo de 2008

Aclarando

En mi perfil, fondo blanco, tres cuartos derecho, dice que también escribo en el Blog Argenlibre.
Na que ver. Hace una semana que estoy mandando mails solicitando que me borren, me desuscriban, me saquen de algo a lo que no adherí nunca jamás en la vida (al menos en estado de sobriedad)
Sigo en mi campaña silenciosa, pero quería aclarar ésto por una cuestión de coherencia . Hay cosas que realmente escribo y pienso y de ésas me hago responsable, no así de lo que dicen que pienso y escribo.
Listo

lunes, 12 de mayo de 2008

Discúlpeme señora, me permitiría usted abusar de la metáfora? (la sinécdoque, bah)

El paro de meteorólogos produciría catástrofes naturales.
Si no se acepta el plan climático quinquenal porpuesto
por los trabajadores del Servicio Meteorológico,
volvería a nevar en Buenos Aires el próximo 9 de julio
La frase del título, dicha por Masliah, sería seguramente parte de un diálogo desopilante, del que disfrutaría(mos) a carcajadas (perdón don Leo, no quisiera tampoco abusar de impertinencia)
Ahora, en boca de algún periodista o cronista de TV, debería ser el título de una solicitada, pidiendo disculpas a los lectores/espectadores.
Ya estaba repodrida con la cobertura del 1er “conflicto campo/ciudad”, del maniqueísmo vulgar y absurdo con el que se presentaban las notas (más absurdo aún que la cruel realidad).
Y como éramos pocos, se vino el humo: Cortinas de humo, el humo se hace humo, hay humo en tus ojos, volvió y fue humo fueron el comienzo de una constelación de lugares comunes, y de horas y horas de hablar de algo tan gaseoso (se me pegó, perdón) Pero no conformes con ésto, fueron por más. La analogía de la lucha contra el fuego y la guerra fue fantástica. Julio Bazán, por ejemplo, cubriendo la base de la que despegaban helicópteros con agua, tosía y balbuceaba (a causa del humo, obviously) diciendo que parecía la guerra de….Vietnam! Bazán? No te entiendo, perdoname…. Sabés que los helicópteros no fueron taaaan efectivos. Viste la famosa foto de los marines rajándose, colgados de los helicópteros? Bueno...Mal augurio el tuyo….
Y volvemos. "El campo entra en conflicto (reloaded)" ¿El campo? Los maíces se rehúsan a madurar, las vacas retienen la leche, los alambrados se desalambran, el humus de desertifica? Paremos un poco la mano, un cursito de retórica en ILVEM no debe salir mucho...y además, lo puede pagar la patronal, como parte de los beneficios de pertenecer a los medios....
Y quienes se autoprocalaman “el campo” también merecen una mención: acaso los maestros, cuando reclaman mejores condiciones laborales, imponen para empezar a negociar la discusión del "Plan Maestro de la Educación Nacional", el "Modelo de educación que todo niño argentino desea", y si no se discute en bloque, y no se acepta el uso en todas las escuelas del Manual del alumno bonaerense para el siglo XXI, revoleamos las tizas y empezamos la guerra de los borradores?
Mi abuela decía "no hay que dar por el pito más de lo que el pito vale". El conflicto no es del Campo, y no se puede seguir dicotomizando. Porque ésto no construye nada. El campo, por sí sólo no construye un país, como tampoco la industria, los artesanos, los maestros o los empleados del subte.
Y un modelo de país es mucho más que la sumatoria de sus partes.

viernes, 2 de mayo de 2008

Manifestación del 1ero de mayo de 1886- Chicago
Escena 1: Bar universitario, quince minutos multitudinarios entre cursadas, cientos de estudiantes, docentes, vecinos que pasan y ven luz haciendo cola por un café . Llega el camionero de la coca, con un carro repleto de cajones, mucha botella, mucha fuerza, mucha gente, poco tiempo. Pide permiso, grita permiso. Los estudiantes se corren, se malhumoran porque les interrumpen la charla entre pares. El de los cajones pasa. Tiene un chaleco, con una inscripción en la espalda: Sindicato de camioneros. Moyano conducción” Los muchachitos empiezan a comentar, entre risas. Uno, el más jocoso, el más osado, el de los anteojos con más marca le grita : “Qué buen chaleco. Te lo compro. Cuánto me lo cobrás” ante el asombro de sus compañeros. El camionero se da vuelta, lo mira de arriba abajo. Tienen la misma edad, la misma impertinencia, el mismo orgullo: “Este no se compra, pendejo, se gana laburando” y se va.

En el norte, en Salta, a la los universitarios los llaman academicos, así, sin acento. La esdrújula que se agrava no es sólo un tema de acentuación, sino de sentido. Suena a aca de mico, caca de mono

Escena 2- mayo/junio 2001: entrevistas a chicos en situación de calle (eufemismo academicista y avergonzado por chicos que trabajan en la calle).Muchos cacas de mono (esa era la sensación) en las calles de Buenos Aires, trabajando para un programa que intentaba establecer un diagnóstico, un mapa de la pobreza. El diagnóstico anticipado era “estado de coma, con daño irreversible”, mientras el presidente dormía el sueño de los injustos
A estos chicos que pedían, que vendían estampitas, que abrían puertas de autos, se los entrevistaba, se los censaba. Doble humillación, para los chicos y para los entrevistadores, ante las preguntas.
“Qué querés ser cuando seas grande?” Pregunta hijadeputa para un chico que labura en la calle Corrientes, con 5 años de edad. Pregunta hijadeputa para quien la tiene que hacer (“De esa manera podemos rastrear percepciones, cómo se proyectan estos chicos, cuáles son sus aspiraciones” nos decían. Y sabíamos que su proyección era llegar a la semana que viene, su aspiración comer algo más que mate cocido y pan.)
-“Quiero ser jefa (o jefe) de hogar” Esta respuesta se repitió en muchos casos, demasiados casos
-Por?
-“Para recibir un plan….”
Esas eran sus aspiraciones. Las aspiraciones se construyen con lo conocido. Nadie puede aspirar a ser meteorólogo, si no conoce la meteorología. Chicos de familias con tres generaciones viviendo en una misma casa, tres generaciones de hombres desocupados, abatidos, deshonrados por muchos años , mujeres que paraban la olla trabajando de lo que sea, completando con un miserable plan y sus hijos ayudando como podían, “vendiendo” estampitas., qué idea de trabajo podían tener?

Hoy sigue habiendo chicos en la calle, pero también hay quienes ya no lo hacen, porque sus padres tienen algún trabajo. Y se sienten mejor.
Porque el trabajo dignifica, decía Juan.
El trabajo nos hace humanos, decía Carlitos.
Y algo de esto hay
Feliz 1ero de mayo