jueves, 2 de abril de 2009

Imperalsmo, extranjerización de la producción, y destrucción del ser nacional. No pasaran!


El niño-adolescente entra en la casa, descuelga la mochila del hombro que cae estrepitosamente al suelo, la corre de puntin contra la pared, se desploma en el sillón, tira un paquete en la mesita y saluda “Hola ma” mientras se mete una galletita entera en la boca.
-“Que haces, ESTAS LOCO???” Responde la desorbitada madre
-“Che, ya va, ya junto todo!”
-“No!!!! COMO VAS A COMER UNA MERENGADA ASI!!! No tenés sentimientos vos?, no te enseñaron nada en la escuela!” Y se acerca, temblorosa, desorientada, toma una galletita del paquete, agarra la tapita de abajo, agarra la tapita de arriba, y repite ritualmente el movimiento torniquete tantas veces realizado desde su mas tierna infancia. “Esto se come así” pretende adoctrinar
Pero….la tapita superior se despega sin resistencia, y queda limpita, como si nunca hubiese sido parte de un conjunto amalgamado alimenticio.
Cara de sorpresa, muerde la rosada y gomosa sustancia, mastica y en dos segundos, siente como se disuelve en la boca sin dejar rastros siquiera de la recordada pegajosidad. Desilusión, consternación son los sentimientos que la invaden mientras come el resto de la galleta con el mismo resultado. Nada, No hay resistencia a la disolución. Azúcar que se esfuma como si nada le importara, ninguna adherencia desesperada a los dientes antes de ser tragada y olvidada definitivamente.
¡No, esto no es una Merengada, te cagaron, nene” insiste, toma el paquete, lo mira, lo lee. Claro, esto es el producto de la invasión cultural, primero el capitalismo apátrida compra nuestras fabricas, y nos quieren homogeneizar el gusto, nos colonizan el gusto, el idioma, la moda y después nos plantan la bandera en la Plaza de Mayo. El gobierno nacional y popular debe impedir esta herejía. Hay que expropiar Bagley y Terrabusi, volver al gusto que nos hace bien, que nos hace argentinos. Volver a la merengada gomosa, al alfajor Havanna que hace miguitas, (aunque prefiera toda la vida el Capitán del Espacio, pero esos siguen siendo nuestros, y esto se trata de soberanía), a las gallinitas de azúcar con licor, a los corazoncitos Dorins. Basta de golosinas cremogenadas, con el mismo gusto y diferente paquete. Que no nos empaqueten. Esto así, no va mas!!!Viva el Pulqui, carajo!

13 comentarios:

Cine Braille dijo...

¡No se que fue a hacer Cristina a Londres si no dijo nada de esto! ¡Piratas, devuelvan las Malvinas y las Merengadas tambien!

ElRuso dijo...

y las mielcitas, eh!

Laura dijo...

Cine, confio en que esa sea una de las clausulas secretas de los acuerdos.
Ruso: Eso! Mielcitas y Cremocoas ya! (le dejo las verdes, no me gustan, me dan cierto asquito porque me parecen moco de viejo, pero es ua locura personal, nada mas)

Diego F. dijo...

¡Y el paragüitas! ¡No te olvides del desastre que hicieron con el paragüitas!
Abrazo!

Ulschmidt dijo...

Por supuesto. Mas le digo: si no fuera por el mate y las tortafritas no se que quedaría de nosotros !

Laura dijo...

Diego; Queremos los tradcionales paraguitas de chocolate con gusto a chocolate y consistencia de chocolate, no esos horrbles umbrella de plastico con gusto a pervinox. Apoyo tu mocion.
U; asi es, pero mate de yerba con gusto a yerba, y no esa cosa con gusto a manzana del bosque, frambuesa tibetana y demas aromatizantes estrafalaros! A lo sumo una cascarita de naranja, mire....

MONA dijo...

Uds están todos locos de remate!!! Pero me encantó leerlos! Así que desde hoy me sumo a la locura colectiva!!! Viva la bidú!!! (no me digas que no la conocés? es que me pasé de vieja...)

rene orlando dijo...

Pero al menos todavía tenemos las Okebon para mojar en el jarro de leche mientras miramos el Superagente 86...

Pensamiento libre dijo...

Totalmente de acuerdo. Me paso lo mismo hace un tiempo con un paquete de Sonrisas, que ya no eran lo que supieron y me quitaron todas las sonrisas. Y ya que habló de Capitán del Espacio, el último baluarte de la resistencia cultural de la zona sur del GBA, no nos olvidemos de reclamar que nos devuelvan la cerveza Quilmes! Ahora viene aguada y sin gusto...hasta me hago idea cada vez que tomo una Imperial!

Tiyeyé dijo...

Y las Melbas????!!!! NAdie se hace cargo de lo qeu le hicieron a esas morochas?!

Laura dijo...

Bien, se va perfilando una idea clara. Queremos volver a los gustos de la infancia, y esto solo es posble expropiando y nacionalizando las empresas que nos superon hacer felices a la hora de la leche, o de la golosina en el bolsillo...
Don Rene (como le va, tanto tiempo!) tira lo de las Okebon, es certo, siguen teniendo el mismo gsto, y por que? resulta que la empresa que las fabrca sigue siendo, despues de 50 años, de la familia Masi. Ven como todo cierra?
Mona: Bienvenida al consorcio Borda-Moyano virtual! No tome bidu, pero escuche mucho tiempo el clamor popular por la vuelta de la bidu cola, asi que la sumamos a la lista!
Pensa: totalmente de acuerdo, se me cae un lagrimon, mire, al recordar las tardes de domingo en el parque de la cerveceria, tomando esos chps que transpraban de frios!
Tiyeye, no se preocupe, las Melbas estan incluidas en la lista, por supuesto. Ahora, lo suyo me parece n reclamo sectorial, no (por las morochas, je)? Bienvenido a usted tambien!

Andrés el Viejo dijo...

¿Y los bocaditos Bonafide? ¿Qué me dicen? Eran una delicia.

Laura dijo...

Hola Andres! que alegria verte por aca! eso! bocaditos y nugatones con gusto argentino! El dulce de leche es nuestro y no del impero chleno!