lunes, 5 de abril de 2010

Un poquito de Wilde (del de por acá)


Alma callejera

No puedo dormir; mi alma se sale de mi cuerpo y se va a la calle semi-oscura y húmeda, donde los faroles de gas parecen jaulas aburridas, que encierran canarios moribundos ardiendo.
Mi alma va topando las paredes de trecho en trecho o cayendo en su vuelo incierto, sobre las veredas, como la sombra de un pájaro ciego.
Mi alma huida marcha escondiéndose como si tuviera un paquete de intenciones ocultas debajo del brazo, o como si fuera una criada mercenaria que llevara un niño recién nacido a dejarlo clandestinamente en una puerta.
Mi alma avanza, avanza, a pesar de sus caídas y revoloteos, como una mancha que está dentro de los ojos, siguiendo en una dirección resultante, su ruta a través de las penumbras fantásticas que obstruyen la vía pública.
Mi alma viaja a favor de la noche y del silencio, su cómplice, como un capullo oscuro que va delante de los ojos y se pega cual sombra a los objetos, alargando su forma entre los huecos y saltando tangente en las aristas.
Busca un barrio, una casa, husmea las hendiduras de las puertas, se levanta, se asoma al ojo de la llave, huye como soplada por el viento, trepa por los barrotes de las ventanas, desaparece y su forma se esparce sobre la alfombra de una sala donde ha caído atravesando los vidrios entre dos varillas de persiana.
Un movimiento más y está como la proyección de un cuerpo, a inmensa distancia, sin que se vea el camino recorrido. Y luego temblando como un tul carbonizado puesto al extremo de un alambre fino, vuelve a golpearse en las paredes de la casa asediada, enfilando los ángulos, subiendo a las cornisas y elevándose sobre los muros para estampar su luto en el horizonte a través del vacío y volver fatigada del salto, a buscar pacientemente su entrada.
Como un núcleo flotante de humo negro, mi alma merodea sobre las azoteas, desciende a los patios, gira alrededor de las plantas y de repente se lanza a las habitaciones por los postigos entreabiertos.
Un ruido leve la estremece; es un suspiro que se escapa de entre las cortinas del lecho donde duerme una mujer. Mi alma se difunde sobre aquel cuerpo adorado, visita sus formas, se arrastra sobre ellas diseñadas bajo las finas telas, sigue las curvas de su busto, rodea el óvalo de su cara, enfila sus labios... la respiración la rechaza... un perfume la penetra... se aproxima de nuevo... una aspiración la absorbe y la instala dentro del seno más querido...
De allí no se moverá nunca; allí estará mezclada con la sangre de la mujer amada, recorriendo sus nervios y viajando de su corazón a su cabeza.
Allí vivirá siempre, alimentando su propia pasión, y yo, sin alma, me levantaré mañana para pasear mis ojos muertos sobre las indiferencias de la vida, viviendo de prestado y gestionando mi bocado de pan con mi cuerpo vacío, sin otra aspiración en la tierra que amarla y que me ame.

Eduardo Wilde, 1882

8 comentarios:

nilda la otra. dijo...

hombre de la generacion del 80, gente pujante, pero jodida eh????
la aristocracia del barrio. tengo un post de wilde en un blog que hice para la escuela. adultoscafeliterariolanus.blogspot.com
un tipo poco recordado.

Anónimo dijo...

Sarmiento era?

ayj

Anónimo dijo...

Sarmiento era?

mariajesusparadela dijo...

Andaba yo buscando a Oscar, porque es universal, pero, claro, ni la cara, ni lo escrito ni la mujer amada...

paluchax dijo...

Ehh que bueno. A mi me dieron para leer en la facultad a Oscar. Ahora que leí esto voy a disimular y leer a Eduardo, del que no había leído mas que un cuento.Me gustó mucho.Besos.

Cine Braille dijo...

Eeeh... el problemas es cuando al alma inquilina de cuerpo ajeno no le renuevan el contrato ni le devuelven la garantía, y ahí va uno vacío, buscando su alma homeless por toda la ciudad.

AROBOS dijo...

Un buen texto de ese Wilde de por ahí. Un alma muy vagabunda.

Laura dijo...

a todos: perdón por no contestar antes, ando medio compliqueti, con poco acceso a la compu
Nilda: í, generación complicada, pero muy productiva, en una búsqueda muy interesante. Si uno contextualiza, entiende mucho más. Este cuento se encuadra dentro de las experimentaciones espiritistas de este grupo de amigos intelectuales, escritores, deslumbrados por la ciencia, por el positivismo. si le contraponemos la gauchesca (también aristocrática) había dos países en pugna, pero es cierto, a Wilde, A Eduarda Mansilla, a Holmberg no se los lee ni en broma!
Ayj: El alma? Me parece que no, don, sino justamente lo que decía antes, en esta búsqueda de lo científico, lo paracientífico tan de moda en ese momento, pero si cree que es sarmiento, me encantaría que lo explique! (de verdad, no es chicana)
Ma Jesús y Arobos: no se preocupen, tampoco por acá lo conocemos mucho a este Wilde, en las escuelas ni se lo nombra, pero escribió cosas muy buenas, acá una pagina con algunos cuentos (elegí éste porque me gusta y por tamaño, pero hay mejores)
http://www.biblioteca.clarin.com/pbda/cuentos/prometeo/cuento.htm
Un beso
Palu: fijate en el enlace que copié, hay algunos cuentos lindísimos
Beso
Cine: y las almas ocupas? esas que se instalan sin permiso, y se resisten en dejar el cuerpo? terribles esas almas, che