viernes, 12 de agosto de 2011

Adiós al maestro



Francisco Solano López

Aún me emociona recordar la última charla

.Llegó cansado, agitado, caminando despacito. Pidió un vaso de agua y se sentó.

Faltaba casi una hora para la charla que iba a dar.

Todos (éramos 4 o 5 en la oficina en ese momento) arremolinados ofreciendo café, una silla, tratando de mostrarle cariño.

Y de a poco, recuperándose, empezó a hablar de cualquier cosa, del clima, de la muestra de historietas, y nos fuimos calmando. Con esos ojos de niño tierno y travieso de 83 años, nos fue calmando.

Quedé sentada frente a él, y al lado, mudo, mi hijo, que había venido a ver al maestro. Lo escuchaba , lo miraba, tratando de absorber todo, cada palabra, cada gesto

Y le pregunto: me contó Beto (su asistente) que le habían hecho un reportaje en la revista Rolling Stone que nunca salió….

Sonrió, metió el dedo debajo del anteojo, se rascó: Sí, es muy gracioso…la gente de la Nación quiso hacerme pisar el palito…pobres…habrán pensado que estoy viejo…me mandaron una entrevista por mail, con una serie de preguntas sobre mi obra, mi vida, y en el medio, una donde me preguntaban si me habían pedido permiso para usar la imagen del Eternauta para el Nestornauta…Pensarían que iba a decir que no, que usaron maliciosamente esa imagen, no sé…Claro que les dije que el Eternauta era de todos, que estaba muy orgulloso que se usara esa imagen porque estaba muy justificada, y que le tenía mucho afecto a Néstor, que bien podía ser Juan Salvo… Los muchachos de La Nación nunca publicaron esa entrevista…(Se reía con tantas ganas que se le desacomodaban los anteojos)

Seguimos hablando largo rato, llegó el momento de la charla que compartió con Miguel Rep, una delicia que, varios meses después, seguimos sin poder bajar de la filmadora.

Al terminar, firmó autógrafos, se sacó fotos con todos, charló animadamente y volvió a la oficina, se sentó, y nos esperó para poder volver a conversar por un largo rato. Hablábamos de la Guerra del Paraguay, del Mariscal Solano López, hermano de su bisabuelo, de su familia, y de la vez que reprobó el examen de ingreso en la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón porque consideraron que no tenía estilo al dibujar…de pronto se calla, me agarra la mano y me dice, muy despacio, mirándome a los ojos: “Se me hizo una lagunita, me ayudás?”
Con un nudo en la garganta y el corazón estrujado, le digo: “estaba contando que….”

“Gracias” y siguió con una sonrisa tan triste….

Cuando nos fuimos, Manu me agarró del brazo , “ Qué triste lo que pasó…y cómo se da cuenta….eso es lo peor.” Lo miré, y estaba llorando, agarrando fuerte su revista dedicada y autografiada. Me contó que en un momento, al quedar los dos solos, le había preguntado si dibujaba, si le gustaban las historietas, qué pensaba de las tomas de los colegios del año pasado…Y que lo había escuchado con tanta atención, a él, que sólo era un chico….Ya en casa, escondió la revista. “es uno de mis tesoros” le dijo a la hermana…

A los dos días, recibimos la noticia que Solano había tenido un ACV, estaba gravísimo, en coma y con pronóstico más que reservado.

Cuatro meses siguió peleando, saliendo y entrando de coma, de terapia intensiva a intermedia, y esta mañana, se despidió definitivamente.

Hoy, el mundo, es un poco peor. Un poco más triste

Adiós al Maestro. Lo vamos a extrañar, mucho



6 comentarios:

Felipe dijo...

Esté dónde esté el gran dibujante lo recordaremos.

Gracias,Laura;por hacerte eco de su muerte hoy

Rafa dijo...

Lau, qué tristeza. Todavía lamento haberme perdido esa charla con Rep...

Me acuerdo por ejemplo de Evaristo, la historieta que salía en la primera Fierro, qué maravilla. O una obra que cité una vez en el blog: la versión en historieta de Cabecita Negra, de Germán Rozenmacher.
http://www.literatura.org/Rozenmacher/CN/Cabecita.html

Un besote muy fuerte.

mariajesusparadela dijo...

Emociona lo que cuentas, Laura: llega al corazón.

sirenasahogadasenvodka dijo...

envejecer.Pero si la gente te quiere, estas salvo.Del olvido, la otra muerte.

G dijo...

Qué hermoso tu texto.
Él, como dice sirenas, a salvo del olvido...

Anónimo dijo...

que envidia no haber estado en la entrevista

ayj