domingo, 4 de mayo de 2014

La importancia del Modus Tollens

Una vez tuve un blog. Éste precisamente. Nunca fue un gran blog, ni pretendió serlo,
Fue un blogsito, digamos, que me permitía escribir algunas cosas que me interesaban, contar historias pequeñas, como el blog. Y hacer amigos, charlar, discutir...
Dejé de venir hace mucho tiempo. Me acostumbre a pensar en 140 caracteres, y me dio fiaca escribir largo. Muchos otros hicieron lo mismo, y el blog, como soporte, empezó a dejar de ser la manera cotidiana de encontrarnos.
Pero los blogs (nuestros blogs) quedan en el espacio
Hace un par de semanas recibí un mail con un comentario a un post viejísimo, de alguien que lo encontró googleando, buscando información.
Hace un tiempo, en un cumpleaños, una amiga me dijo que yo siempre iba a ser la Vermicelli...
Y anoche, cenando con otras amigas, hablamos de blogs. Y me dieron ganas de escribir. No sé cuánto me durarán las ganas, pero como en un grupo de autoayuda, sólo por hoy, escribo.
Y con esas amigas, a modo de ilustración de la poca formación de un docente, que no daba el Modus Tollens. Ya en casa, me reía sola, pensando justamente en qué carajo importa el Modus Tollens! Nadie ha muerto (todavía) por desconocer el MTT. Pero si se trata de un curso de Metodología, el MTT tenés que darlo. Ehasí nomás... Sobre el MTT se ha construído toda una justificación epistémico-metodológica, caramba....
Como el MTT, los blogs no son importantes en sí, pero dependiendo de las circunstancias, fueron, y tal vez, volverán a serlo. Creo que pueden venir tiempos difíciles. Creo que con 140 caracteres no vamos a poder dar cuenta de lo que pensamos, sentimos, queremos. Argumentar requiere de más espacio. Y si no es por argumentar, también puede ser importante el sólo hecho de querer escribir. Y rendir algunos homenajes.
Esta semana murió Norma Pons. Fue vedette. Fue actriz. Fue cómica. Fue una mujer que vivió intensamente, como se le cantó vivir. Y fue una mujer sensible.
Tuve la suerte de charlar bastante con ella, una noche, tomando vino. Hablamos de poesía, de su enamoramiento de Raúl González Tuñón, de Alfonsina, de Prevert...
Este video es horrible, mal grabado, con un sonido espeluznante...pero quiero compartirlo. Una Norma Pons poco conocida. Recitando a Tuñón


PS: Me doy cuenta que perdí la práctica de escribir. Releo el post y no tiene sentido. Pero si no lo publico ahora, no lo haré jamás. Si llegaste hasta estas últomas palabras, te pido disculpas. Es lo que hay....

5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Hace casi dos meses que no entro (por falta de tiempo).
Hoy, como si me hubieses llamado, llego y te encuentro. Aunque solamente fuese por eso, ha merecido la pena.
Un abrazo.

Laura dijo...

Es que te llamé, María Jesús...Cuando escuchaba el video, el último poema sobre la Guerra Civil, pensaba en vos. Y cuando abri el blog, lo rimero que ví fue tu tritón. Me alegra leerte nuevamente. Te mando un abrazo enorme. Nos estamos leyendo

nilda dijo...

yo sigo teniendo mis dos blogs, y sigo teniendo el tuyo en el blogroll del sirenas. Y te veo en tw, pero no es lo mismo Fijate que este simple comentario (este saludo) ya tiene mucho mas de 140. Sigo teniendo blog porque es una forma mas amable, menos cìnica. Porque tambien me cuesta mucho abandonar los lugares que he amado. Tambien porque si todo es efimero, el blog lo es menos que el tw. Me sorprendo a veces leyendo algunos post mios (perdona la autoreferencia) y diciendome ¿de donde saquè yo esa idea? Somos mejores que nuestros tw, y peores que nuestros blogs. Estoy convencida que parte de lo mejor nuestro esta agazapado entre las imaginarias hojas de un blog que hicimos sacandole tiempo a la vida.
un cariño, como siempre. Nilda.

Laura dijo...

Sé que resistís en tus dos blogs, Nilda, y me gusta leerte largo, sin la efimeritud (?) de twitter. Y sí, estoy de acuerdo, somos mejores que nuestros tw, y peores que nuestros blogs. estamos ahí, en el medio, tratando de no aflojarle a la vida. Un cariño grande, y nos seguimos cruzando (en TW, en los blogs, o en la vida real)

rene orlando dijo...

Y sí, tuiter le dio el golpe final a los blogs. Un abrazo desde Wikigasta