miércoles, 13 de febrero de 2008

Yo te quiero querer, vos te hacís de rogar....


Tengo que mandar un ramo de rosas rosas. Llamo a una florería, no tienen, sólo tienen rosas rojas. A otra, pero tampoco, Tercer florería: “Hoy no podemos tomar más pedidos, estamos desbordados”. Cuarta: “No, no tenemos flores rosas, sólo rojas….viste con esto del San Valentín nos tienen locos…, rojas no pueden ser?”
“Ah, es por San Valentín….” Me cuelgo con esto, y pienso que no, que tienen que ser rosas, nació una beba y queremos mandar rosas rosas
Che, pero tanta locura por San Valentín?” insisto.
Sí, no sabés, desde hace unos días no damos a basto, entre las flores, los peluches, los corazones….”
Comento la crisis de desabastecimiento de rosas rosas con orígen en San Valentín, con compañeros. –“Qué interesante, si a mi mujer se lo ocurre reclamar, le digo que quería regalarle rosas rosas y no había por ningún lado….”- Bromean, buscan posibles excusas…
Hay algo que no me gusta, algo no anda muy bien, me parece. No me gusta la histeria de San Valentín, los regalos standarizados, la globalización de los “te quiero”
Podría decir que es un festejo que se instaló en el menemismo, a través por los shoppings, que es la mercantilización de los sentimientos, una expresión del Amor líquido y que, “después de todo, parece que no somos pocos los que nos gustaría decir eso de «antes… antes se amaba mucho mejor»”, como afirma Zygmunt Bauman (sociólogo polaco absolutamente prescindible para mi gusto, que chorrea lugares comunes y se puso tan de moda hace un tiempito que pensé en algùn momento pintarme una remera con la leyenda “No leí a Bauman y puedo seguir respirando”),
Pero no pasa por ahí.
Que qué pasa si recibo un ramo de flores? Me muero de amor, obvio; me quedo petrificada como homenaje a las mandíbulas caídas!. Pero no tiene que ver con lo que me pasa a mí. Es algo así como la eterna tensión entre lo particular y lo general, entre el individuo y la sociedad, viste? Y me parece que una sociedad que necesita semejante despliegue mediático para comunicar sentimientos anda jodida. Pienso en Santa Leoncia de Farfan, coplera de sienes pensamientadas, que moriría de pena si supiera que le matan el punto con una Valentine´s postcard,.
Los sentimientos son otra cosa, el amor es otra cosa. Ay de los poetas que escribieron palabras tan bellas, reducidos a un corazón con bombones acompañado de un peluche. Y rosas rojas, me olvidaba:
No sé, por lo pronto mañana, 14 de febrero, me voy a tomar una copa de Don Valentín, de contrera nomás, y para festejar. Está pasado de moda, no es un vino de autor, no tiene un sutil perfume de arándano del mar, con dejos de venenito de paraíso y destellos coralinos. Tiene gusto a vino, perfume y color a vino. Y me gusta así. Como los amores que regalan florcitas dibujadas en servilletas

9 comentarios:

Cine Braille dijo...

Che cada vez más chiches, acá al elegir identidad, Blogger, URL, Anónimo etc... Vamos muy bien.
Muy bueno lo de Bauman: quien postuló el amor líquido "chorrea lugares comunes". Menos mal que no te referiste a Hyeronimus Bosch, que pensaba que el mundo era el sistema digestivo de un dios...
Sobre el tema del post: yo prefiero sorprender y ser sorprendido, me parece más piola hacer un regalo porque sí, que caer en la rutina del SanVa, del cumple, del Día de la Novia (que es creo que en abril) etc. Pero bueno, no es fácil pensar todo lo contrario que la sociedad a escala mundial...

Pensamiento libre dijo...

¡No llore lágrimas de Coca-Cola por las efemérides para el consumo y la gloria del mercado!

Eso no tiene que ver con los sentimientos quédese tranquila, son pretextos para hacer ejercicios con el bolsillo. Además le confieso, sufro más cuando veo que festejan Halloween.

Pensamiento libre dijo...

Che ojo! intenté ver lo de Malabei y me sale que es un virus. Debería borrarlo Laura.

Laura dijo...

Cine: redundantemente, el polaco escribió "Modernidad líquida" Y "Miedo Líquido", libros totalmente gaseosos, diría.... Y a mí también me gustan mucho más las sorpresas
Pensamiento: Le voy a aclarar que Malabei no mandó un virus, sino fotots de personas afectadas por el "bichito del amor" que expresaban su dolencia de múltiples formas, algunas muy creativas por cierto! Pero ya está, sapareció!

Pensamiento libre dijo...

Era eso! caramba que cosa rara estará padeciendo mi ordenador, cada vez que interntaba entrar cartelitos de virolos. Como no podía ser de otra manera, le mande la evidencia de lo que digo a su email.

Saludos.

Roberto dijo...

Ojo con lo del supuesto Ivan, Laura. Suprímalo antes de que alguien lo cliquée. Debe ser un link a virus o porno.
Si se repite, piense en habilitar la verificación de palabras. Agrega un paso al comentarista pero impide el acceso a esos intrusos robóticos.

Ah, y yo no leí a Bauman pero lo dibujé. ¿Me contagiaré de algo?

Laura dijo...

Hola Roberto
Bueno, ya suprimí a Iván, a Malabei y a Doshura que entró y salió sin ser visto. Me parece que voy a probar con lo de la verificación de palabra, sí.
Respecto a lo de su dibujo, estuve consultando y mo hay registro de consecuencias graves por eso, pero yo no me quedaría tranquila (tal vez ya se hayan disuelto!). Preventivamente le diría que se compre un paquete de pañuelos descartables, y cuando se de cuenta que empieza a transpirar en demasía, léase rapidito un buen libro.
Igual me dejó intrigada, lo busqué en su blog y no lo encontré. Me podrá mandar el link?
Gracias por visitarme
Saludos

Pensamiento libre dijo...

Podrían primero revisar si era un virus o porno y avisar, hay una de esas dos cosas que no me molestan.

Ulschmidt dijo...

esto de los festejos globalizados tiene el regusto de esa línea de Sabina:
va como los besos en los telegramas

pensamiento: al fin y al cabo los microorganismos estan en todas partes