jueves, 12 de noviembre de 2009

La sociedad no es un texto

“Ustedes los kirchnerístas y la estética de los chicos con mocos me tienen podrido” escuché decir ayer histéricamente, a un muchachote entrado en años cargado de cama solar, que ocupa una cátedra y escribe libros cool, sale en Ñ, usa pantalones verdes,… Si fuera el único imbécil que canturrea este pregón no sería problema, … (aunque tenga un público cautivo cada semana)


“El kirchnerismo se había convertido en un género literario” De esta ¿jocosa? manera, se develaba hace unos meses el carácter ficcional de un personaje inventado por un grupo de ex muchachitos devenidos en grandulones (será generacional?) , que en una suerte de experimento lúdico, hicieron decir a ese personaje, en algunos posts y comentarios blogueriles, lo que ellos entienden por retórica kirchnerista. “Nos pareció en un momento que ser kirchnerista se había convertido en una actitud estética, como ser flogger o rockero chabón, con una relación tenue o hasta inexistente con el barro embolante de la política pública concreta” argumentaron el ejercicio literario, muy poco honesto, por cierto. Porque poco les importó lo que le podía “parecer” a los lectores, que ingenuamente, pensaron al personaje como el representante virtual de una persona real.


Y aquí un primer problema: en la blogósfera, a excepción de los trolls, existe el supuesto de que quien escribe o comenta, lo hace desde una posición de cierta honestidad, diciendo algo muy similar a lo que realmente piensa. Todos sabemos que en la virtualidad nos mostramos de manera fragmentaria, recortamos aquellas zonas nuestras que queremos hacer públicas, ya que, afortunadamente, en realidad somos mucho más complejos, mas ricos y miserables. Pero volviendo, se supone que lo que escribimos es lo que pensamos. Y si no, se avisa….


Y esto es lo que no sucedió. No avisaron. Y lo que es peor, también hicieron público el nombre de quienes alentaron al personaje, le mandaron mensajes, se sintieron identificados, lo linkearon. Así, públicamente, se burlaron de actitudes mucho más honestas que las que a ellos mismos los guiaron. Porque se separan de la realidad. La realidad para esta gente es un texto, la realidad es ficción. Y en la ficción, no hay consecuencias. La sangre es pintura, las lágrimas son de jugo de cebolla, y el dolor no duele (y el azúcar no endulza, claro)


El otro problema es que muchachotes hartos ya de estar hartos que se cansaron de la extenuante y prolífica experiencia militante universitaria, del pasilleo shuberoffista y el profundo compromiso asumido en alguna asamblea universitaria, que abominan del barro embolante de la política concreta forman legión. Una legión de aburridos palermitanos (aunque vivan en Lanús ¡horror!) que escriben libros, blogs, dan clases en la universidad, dictan talleres, y vomitan. A estos tipos les resulta cómico, jocoso, hilarante, irritante enchastrarse los zapatos intentando hacer algo concreto. Mejor es entonces, hacer discursos sobre lo concreto, y discursos de los discursos, y elevarnos más, y más, en niveles más abstractos cada vez, llegando así al nirvana metalingüístico, inventando personajes, inventando situaciones, ficcionalizando sobre ese barro y esa realidad que les es tan ajena como un tango…que también es lacónico, quejoso, llorón…


Y desde ese lugar de abstracción, pequeño mundito literario, la realidad puede ser leída como texto. La realidad admite distintas lecturas, distintos géneros, distintos registros. Y la tarea es entonces una elucidación estética, que no tiene consecuencias. Para mentes entrenadas, preparadas e inteligentes, se trata sólo de separar los buenos discursos de los discursos berreta. Lo poco estético o aburrido, aunque bien argumentado no merece ser tenido en cuenta. La forma se come al contenido


. Y si decía líneas arriba, que estos tipejos son legión, también forman un ejército los seducidos por ellos. Porque su escritura es atractiva, no jodamos. Porque manejan muy bien los recursos, los discursos, pletóricos de guiños eruditos, de chicanas al autor que acaba de ser bajado de la estantería de Prometeo (a quien hasta ayer adoraban) y entronizando al nuevo pope, efímero como aroma de sahumerio. Y su escritura está dirigida a mentes entrenadas, que se sienten interpeladas, sienten que ese discurso les pertenece, el ejercito y la legión son una misma cosa….Y en esa lógica discursiva, nada tiene consecuencias. Tampoco vomitar hacia la política, desparramar el descreimiento, la desmovilización, apelando a la burla, la parodia hacia la “literatura” de los chicos con mocos, que van descalzos, los desamparados, los desocupados. Es una decisión estética. Borramos a esa literatura de nuestro alcance, borramos la realidad a la que hace referencia. Cerramos los vidrios polarizados y no vemos lo que pasa en la calle. Desaparece


Reconozco que sí existe un discurso kirchnerista, como también uno peronista, o zurdo. Pero son el reflejo de una practica militante, en la que se van construyendo los sentidos, la forma de ver y recortar la realidad, una forma de reconocerse, no el reflejo onanista en los espejos del baño de un restó literario


Entonces, no se trata de cuestiones estéticas. Las pelotas. La desmovilización, la desmemoria, la abulia política, la falta de compromiso es una decisión ideológica. Y sí trae consecuencias. Que le pregunten a Lautarito García , por ejemplo, que jugando al Atari desde Interior se cargó 34 muertos. Pero él no los vió. También leía literatura fantástica desde la pantalla.. O a ellos mismos, cuando se sienten agraviados, cuando les tocan (fundamentadamente) el culo, saltan cual histéricas, convocan a sus adláteres, escriben solicitadas, movilizan a sus soldados a librar batallas simbólicas (y no tanto)

O a los primeros referentes de la sociedad como texto. Los primeros comandantes de esta legión ( primeros interpretativistas en ciencias sociales) que haciéndose los boludos, y hablando de los antropólogos como autores, haciendo descripción densa, elaboraban detalladísimos informes sobre aquellas sociedades que iban a ser “receptoras” de la intervención de Estados Unidos.


Esta decisión ideológica no es ingenua. Fragmenta. Relativiza. Todo es igual. No hay realidades más o menos complejas. No hay conflictos sociales. No hay problemáticas a tratar. No hay responsables, no hay víctimas, no hay mentiras y verdades, todo se diluye, todo lo sólido se desvanece en el texto…

17 comentarios:

El grito primal dijo...

Lejos, lo mejor que he leído en estos últimos tiempos. Genial.

Andrés el Viejo dijo...

Linda descripción-refutación del posmodernismo (porque hay cosas que describirlas equivale a refutarlas). Y viene con su correspondiente contexto social.

Ulschmidt dijo...

caramba! me dejó aturdido...

rene orlando dijo...

Pero qué mundo enmarañado, Laura, es el que frecuenta!

Anónimo dijo...

y despues dice que no hay vudu science, si cerramos Puan?
y equivalentes?
ayj

Anónimo dijo...

por fa cumpa contextualice, la historia en si tambien merece ser contada de vuelta

Laura dijo...

Grito: Pero! me ha hecho ruborizar. Gracias
Andrés: No le parece que son autorefutables, o pero aún, ni siquiera toleran una mirada crítica ? Sólo estaba enojada, y quise comentarlo
Don U: Y eso que no estaba gritando, para nada!
René: Es que el mundo enmarañado me frecuenta! por suerte, siempre nos quedará Wikigasta.
AnónimoAyj: Por qué sólo Puán? Eh? Usted tiene acciones en Sociales?
Anónimo a secas: Disculpe, pero no entiendo, de verdad. Pide que contextualice la historia con que arranco, la del personaje inventado , o que contextualice al movimiento onanista-posmodernistaestético ?
Apretón de manos para todos

Anónimo dijo...

Lautaro garcia es Lautaro garcia Batallan, sushi delaruista que termino asesorando a menem (a quien siempre admiro, hay que decirlo) y corrupto del año cero ademas de inutil absoluto.

Laura dijo...

Así es, Lautaro García Batallán, también shuberoffista, ilustrado, padre y madre antropólogos , ella interpretativista, que mete a Geerz hasta en la sopa (de quien hablaba arriba como buchón de la Cía en las islas Bali y sudeste asiático)(para seguir abonando la tesis del amigo Ayj, de nada) organizador del diario la U (de la UBA) amigo del otro inútil de Antonito, que se rajaron a Miami cuando quemaban las papas, seguidores y adoradores del Coti Nosiglia...Suficientes datos, no?

Martín (Latino) dijo...

Si bien pertenezco a otro mundo universitario, no es difícil comprender el texto que me parece muy bueno para ser solamente un enojo. Con el tiempo empiezo a desconfiar del rol de las universidades hoy por hoy (es mas, uno echa un ojo a Venezuela por la cerradura y el resultado no es muy diferente), temo que por momentos se están convirtiendo en refugios dónde se crea o mantiene el status quo. Ya me asquean los yuppie-troskos con los que tengo que lidiar con cierta frecuencia y que te mandan los mismos email en cadena que los que votaron a Lavagna. Y eso que vengo del palo técnico, ni quiero pensar lo que habrá en sociales.
Salutes.

Comandante Cansado dijo...

Su mejor post, si me permite la opinión, Laura. Muy bueno. Ya desde el título. Usted es de l@s que pueden escribir muy bien enojados. Felicitaciones.

Laura dijo...

Martín: me parece que esto es más amplio que el mundillo universitario (lo que pasa es que ahí se expresa de forma más brutal) Periodistas (te suena Mario? por ejemplo) escritores, cineastas, artistas plásticos, oficinistas, caceroleros, bien puedesn ser parte de este rejunte. Los troskos son una película aparte! La diferencia con éstos, es que no leen un pomo, y repiten, repiten, repit....
Comandante:Cómo no voy a permitir su opinión! Me extraña, araña! Gracias.

Verboamérica dijo...

De pie... un aplauzo! El mejor estiletazo a los Victoria Ocampo de nuestros días tenía que venir de una mujer.

El otro día vi Tetro, de Coppolla.. el gordo no comprendió muchas cosas de Argentina, pero si lo teatral y narciza que nuestra elite Argentina.
La película vale la pena por la gastada final a Victoria O.

Verboamérica dijo...

Ah... a los demás le digo: el mejor de post de Laura Vermiceli es el de la puntera contradictoria.

Laura dijo...

Verbo: Habrá que ver Tetro, entonces!
Un abeazo

El Canilla dijo...

Laura, este es lo mejor que he leido en los últimos tiempos. Suscribo hasta las comas.

Laura dijo...

Gracias, don Canilla