jueves, 14 de enero de 2010

El sendero de las dudas que se bifurcan

"Así hablaban en un corrillo, en la noche del 19 de noviembre de 1875, algunos jóvenes que paseaban por la Plaza de la Victoria.
-Es una gran calamidad- decía un viejo en otro corrillo algo separado del primero- si la
comuna estalla en Buenos Aires….
-¿Quién se acuerda ya de la
comuna? – interrumpió otro señor, de blanca barba y anteojos verdes.
-Pero si recién hace tres días que se ha descubierto la conspiración.
-¿Eso qué importa? Tiempo suficiente ha habido durante esos tres días para pesar los incidentes . Entretanto una nueva curiosidad viene a despertar vehementemente la atención pública.
-¡Los diarios no se han ocupado hasta ahora sino de la conspiración!
-Es cierto; pero no lo es menos que mañana habrán olvidado a Bookart para no pensar sino en Nic-Nac.
"
(VIAJE MARAVILLOSO del SEÑOR NIC NAC (al planeta Marte) en el que se refieren las prodigiosas aventuras de este señor y se dan a conocer las instituciones, costumbres y preocupaciones de un mundo desconocido. Fantasía espiritista. Eduardo Ladislao Holmberg)


Una de las muchas taras que tengo es la obsesión por temas totalmente intrascendentes, pero que, por algún motivo, se clavan como duda en el estómago. Una vez instalada ahí, puedo pasar meses tratando de averiguar de qué se trata. Tendrìa que hablarlo con mi madre, tal vez haya algún "episodio infantil" que no recuerde, porque el nacimiento de mi hermano de manera inconsulta, la operaciòn de garganta a los pocos meses (nunca habrá helado suficiente para compensarme la luz que enceguecía y adormecía y me abdujo las amígdalas) no son justoficaciones para explicar por qué, así esté tapada de cosas, y al borde de la cianosis, me dedique sistemáticamente a desviar mis búsquedas en caminos de cornisa, alternativos a la ruta principal, bien señalizada, iluminada, con paradas prefijadas.....
La búsqueda del cuento de Holmberg a partir de una duda primigenia (!) instalada por Mr U en un post perdido en su primer blog (tambièn perdido), se resolviò bastante rápidamente. Después de algunos intentos fallidos, pude hacerme de una fotocopia del cuento, la cual copié y distrubuí ampliamente. Poco después, me hice del libro, y con ésto, podríamos concluír, listo el pollo, colorín colorado, este post ha terminado.
Pero.....no sos vos, soy yo, que doy vueltas y vueltas para decir lo que tengo que decir....Al leer el párrafo del cuento que corona este enrolle, sentí una primera molestia, que se hizo estocada feroz al leer la nota al pie de página:

"La comuna: Avellaneda, tras asumir la presidencia en octubre de 1875, y sofocar la rebelión militar de Mitre en diciembre, debió enfrentar en marzo de 1876 lo que los diarios llamaron "La conspiración de Bookart", antiguo mitrista que contaba con la adhesión de los inmigrantes, del que se temía podría causar sucesos similares al levantamiento obrero realizado en París en 1871, brutalmente reprimido, y que se convirtió en símbolo de la lucha obrera mudial"

Epa! pero quesquecesá? Una conspiración inspirada en la Comuna! Acá, en el Río de la Plata! Nah.....
Y así, empezó la búsqueda de la Santa Conspiración. Meses googleando, consultando bibliotecas digitales y dendeveras, preguntando a cuanto historiador se me cruzaba ( por razones meramente laborales, se me cruzan más historiadores por semana que obreros de la construcción, por eso necesito, casi siempre, un empujón, un baño de realidad para salir del frasco. Cada uno con sus limitaciones, queselevacer..... )
Pero nada, Ni una mísera pista del tal Bookart. Y eso que me aventuré, eh? Pregunté a aquellos especialistas en conspiraciones argentinas con los que sólo me une el gruñido....pero nop, nada, no había Bookart, no había conspiraciones comuneras, "pero si averiguás algo, avisame urgente, eh? Sería una perla!!!!!" ..... Ahá, si, bueno.....
Una vez saltó el dato de una ponencia en un congreso de historia de la década de los 70 en Santa Fe. Bien. Y hacia allí nos encausamos. Año 75, congreso, publicado por la Academia....Buenas, Señora Academia, busco un trabajo del año 75..... Busque en los archivos.....Nada
Meses, eh? No de manera constante, también tengo que vivir, pero de tanto en tanto, me volvía el dolorcete estomacal y arremetía.
Hace unos meses se hizo la luz (o la publicación) Las actas de ese congreso fueron publicadas en el 1977. Los horrores de la dictadura ensangrentaron su imagen, y nadie, pero nadie, volvió a consultar esos trabajos, teñidos falsamente de una reputación que no merecían!
Y así encontré a Bookart, mas una serie de trabajos sobre distintos conflictos sucedidos durante el gobierno de Avellaneda. Jitanjáfora!
Hecha la introducción, me retiro triunfalmente , no sin antes anunciar que en los próximos días publicaremos en este humilde y sentido espacio los acontecimientos brevemente esbozados más arriba.

Los dejamos con un simpático video, afanado hace tiempo en el blog de Diego F, sobre la Comuna de París (la vera, no el intento local)

video

7 comentarios:

Verboamérica dijo...

Esperamos conocer a los conspiradores...

El año pasado me crucé una calle que se llamaba Revolución de Temperley y, después de guglear, me enteré que los radicales armaron una revuelta y con su clásica pompa la bautizaron como "revolución"....

También "fundaron" un "cantón" donde hoy es la estación de esa localidad zonasureña.

Toda la movida terminó en un fiasco, pero ese es otro tema.

Pero en toda la estación de Temperley no hay ni un letrero que recuerde la revoluta esa.

mariajesusparadela dijo...

En Galicia existe todavía algo que hace siglos desapareció del resto de España: los montes de "mancomún" (mancomunados, con leyes propias, para ser regidos y explotados por la gente de la aldea a la que pertenezca el monte. Aquí, en Paradela,hay 14 hectáreas de monte comunal, pero la gente ha perdido la noción de su importancia. Con el gobierno anterior habíamos conseguido su reordenación y puesta en valor, pero el actual gobierno (del PP), ha cancelado las actuaciones...

Además de eso, ha existido el denominado "Couto Mixto" un espacio entre España y Portugal, independiente de ambas, con leyes propias, absolutamente popular...desaparecido...

rene orlando dijo...

Extraviado en alguna de mis tantas mudanzas o en la biblioteca de la casa de mis padres, quedó el libro "Dos utopías argentinas" donde Félix Weimberg describe una utopia anarquista y otra comunista de principios del siglo pasado. Recuerdo que estaban hasta los planos de las comunas. El libro es de la editorial Hachette. Creo que Sarmiento planificó una comuna en Chivilcoy (Arquirópolis). Otro que intentó fundar una fue el español Blasco Ibáñez, en el Alto Valle del río Negro (Colonia Cervantes), pero después de un tiempo se volvió a España. Quedamos a la espera de las noticas de la tal Bookart!

El Canilla dijo...

Publique !!!

Ulschmidt dijo...

Si, si, dele que estamos esperando!.
Preaviso afane intelectual del material (con las debidas citas) por parte Soc Carnotistas. Stop. Firma: Lagger y asoc.

Laura dijo...

Verbo: Y si tienen al padre de la democracia, por qué no van a armar una revolución!
Al menos, Temperley tiene la distribución de trenes a Ezeiza y a Glew, no será una revoluta, pero, si el fren funciona, para algo sirve....
(si me habré quedado tardes esperando que arranque el tren en esa estación (anque no la revolución, por suerte!)
María Jesús: cada vez me dan más ganas de pasar por Paradela! No te parece que es porque la gente ha perdido la noción de la importancia del monte comunal es que gana el PP? No es lineal, por supuesto, pero por ahí me parece que va la cosa....Dejamos de darle importancia a los otros, para enpezar a ver sólo nuestro ombligo. Algo así está pasando por aquí también. No me gusta nada.
René: Estoy pensando que las mudanzas son pequeños atentados culturales....cuántos libros se pierden por mudanza? Leí un capítulo (o un pedazo de libro) de Weinberg sobre la utopía comunista, y conozco bastante de Blasco Ibáñez. De todas foemas, me parece que es necesario distinguir las experiencias de organización comunitaria (no nos olvidemos de El bolson!) de las conspiraciones que aspiraban a modificar las relaciones pòlíticas y económicas a nivel estatal. No creo que sea una cuestión de escala solamente, sino de concepciones políticas. A eso me refería con la sorpresa....
Canilla: Bueno!!!
U: ya va, ya va....Y quien le afana a un ladrón...

Y ahora, juntos, cantemos una que sepamos todos.... (snif)

Laura dijo...

Snif de llanto, che!