viernes, 4 de marzo de 2011

Arde Oriente Medio

Imagen del Capitolio de Madison, ocupado desde hace 14 días por los manifestantes.

Los empleados públicos de Madison, capital de Wisconsin tienen tomado, desde hace dos semanas, el Capitolio local. Las manifestaciones paralizan la ciudad y las escuelas están cerradas porque no hay profesores (caos de transito!)

Es que Scott Walker, el gobernador republicano de Wisconsin, propone una ley para eliminar los derechos de la negociación colectiva, recortar sus salarios y que el trabajador pague parte del seguro médico y la pensión. Además, amenaza con despidos masivosY por cuá? Para paliar el déficit estatal de 360.000 millones de dólares, obvio Darling!

"Lo que pasa en Wisconsin no sólo tiene que ver con el presupuesto", dijo el columnista de The New York Times y premio Nobel de Economía PaulKrugman. "Es una batalla de poder. El señor Walker y sus partidarios quieren convertir Wisconsin y posteriormente Estados Unidos en una oligarquía del tercer mundo". ( Pará, pará, Krugman, todo bien, pero ojo al piojo, algunos países del “tercer mundo”, estamos ampliando los derechos sindicales, laborales y sociales de manera extraordinaria. Te enteraste de la Asignación Universal por embarazo, de más de 1800 convenios colectivos de trabajo, de las jubilaciones a las amas de casa, del procesamiento a sindicalistas impresentables? Te cuento esto como para empezar….)

Volviendo al Medio Oriente: El viernes pasado, Walker forzó una votación de sus medidas en la Cámara Baja, pero no puede seguir aprobando en el senado por falta de quorum. Sus 14 congresistas demócratas huyeron a Illinois para evitar una votación .Los sindicatos están pensando

Y como esta peste conservadora tiene un efecto de contagio inmediato, otros estados están teniendo los mismos síntomas. En Ohio, Indiana, Iowa y Michigan, los gobernadores conservadores intentan emular a Walker. En Nueva Jersey, el gobernador Chris Christie, al presentar su presupuesto, sugirió que podría recortar las pensiones y seguros de los funcionarios en la "nueva normalidad" que ha creado la crisis financiera.

Ya hay nuevos focos declarados: En Ohio, se aprobó un proyecto de ley para recortar los derechos sindicales Esta medida quiere restringir la capacidad de negociación sindical de los trabajadores públicos, prohibiéndoles las huelgas y previendo una sanción a quienes participen en alguna marcha., entre otros recortes. Y ahora a la Cámara de Representantes, donde se espera un amplio respaldo de los republicanos, que son mayoría. Esta medida afectará a 300.000 profesores, bomberos, policías y otros empleados públicos.

No, si yo te aseguro, el Mundo Árabe es una hoguera…..

5 comentarios:

Marcelozonasur dijo...

Con los motores encendidos, tropas de ocupación de EEUU y Europa, aguardan la señal para lanzarse sobre el petroleo de... perdón, ir a devolver el orden y la paz en Libia.
Deberíamos nosotros mandar la Gerdermería a Wisconsin?

Carlos G. dijo...

¿No serán las consecuencias de las charlas universitarias de Duhalde en su reciente visita a la gran democracia del norte?
Además qué es eso de "la Asignación Universal por embarazo" yo leí en La Nazion que es un "subsidio para embarazadas"
Hablemos con propiedad, che!

Esilleviana dijo...

Después de leer tus palabras me queda claro que no es lo mismo el federalismo estadounidense que las comunidades autónomas de España; siempre tuve dudas sobre la diferencia entre ambos conceptos. El asunto es, ¿qué papel cumple Barak Oboma en todo esto? es un simple muñeco representativo o su trascendencia administrativa y como presidente del Estado tiene muchos límites?

un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Si te digo la verdad, comprendo el recorte de sueldos a los profesores: ayer lo hablaba yo con mis alumnos "si el ministerio supiera lo que disfruto dando clases, en vez de pagarme, me cobraba"...

Gra dijo...

Qué va´cé.... ahora van a tener que invertir más en seguridad interna (la economía yanki tiende cada vez al "monocultivo" de armas, seguridad, capacitación...) si con esto dejaran en paz a otros, pero qué va...