viernes, 30 de octubre de 2009

Seguimos con el mezcladito

N de la R: Se sugiere fervientemente hacer click! acá, para poder observar el mapa, pudiendo jugar con él, acercarlo, alejarlo, moverlo de acá pallá como en pelicula de ciencia ficción de los años 70...pero en casay desde tu pantalla! El futuro ya llegó, que se le va a hacer....)

En 1562, Diego Gutiérrez, cosmógrafo (cartógrafo) español de la Casa de la Contratación, y el amigo Hieronymus Cock, colaboraron en la preparación de un mapa espectacular de la cuarta parte del mundo, América., el más grande de ese momento (y por 100 años más, salú!) compuesto por 6 hojas de grabado unidas, formando un solo mapa, de 93 por 86 centímetros. El mapa, editado 70 años después de la llegada de Colón, lleva la siguiente inscripción: "Esta cuarta parte del mundo sigue siendo desconocida para todos los geógrafos hasta el año 1497, momento en el que fue descubierta por Américo Vespucio al servicio del rey de Castilla, después de lo cual también se le pone el nombre de su descubridor”. Esta inscripción demuestra la circulación de la creencia de la época, que fue Américo Vespucio y no don Cristóbal el primero en llegar a estas costas…algo así como Amérc@ sí, Colonia no…


El Americae sive quartae orbis partis nova et exactissima descriptio Americae de Gutiérrez y Cock, era un mapa oficial, reconocido por Felipe II, Rey de España y su media hermana Margarita de Parma, regente de los Países Bajos. Es posible que se haya encargado por pedido oficial a través de Antonio Perrenot de Granvela, negociador español del Tratado de Cateau Cambrésis entre Francia y España, y del tratado homónimo entre Inglaterra y Francia (ambos de junio de 1559, y se conocen con el nombre colectivo de la Paz de Cateau-Cambrésis , que terminó con casi treinta años de guerra constante en Europa )

En el mapa se muestra la costa oriental de América del Norte, Central y Sudamérica, y partes de las costas occidentales de Europa y África., y representa la dominación española en el nuevo mundo, y definiendo los límites de la esfera de autoridad de España, a la vez que reconoce la presencia francesa y portuguesa en el continente. En este sentido, hay tres escudos de armas perfectamente visibles: en la parte inferior derecha, en el Océano Atlántico al este de Argentina, está el escudo de armas de la corona de Portugal, representando los intereses portugueses en la India "La Flota de Portugal Que Va Par Calicute”.

Escudo de armas de Portugal

En las regiones del sudeste y el sudoeste de lo que ahora es Estados Unidos, están grabados dos escudos: el de la izquierda es la del imperio de los Habsburgo españoles, el de la derecha es el de la corona francesa. (la posición tan cercana de los escudos de armas de España y Francia se podría llegar a explicar por el casorio, en 1159, de Felipe II con Isabel de Valois, hija de Enrique II de Francia, según la revista Hola de la época)

Escudo de armas de España y Francia


Paradójicamente, y a partir de la publicación de este mapa, Españase vio obligada a reforzar su presencia a lo largo de la costa atlántica en el norte de América del Norte, para respaldar la pretensión de influencia en la zona, ya que Francia , en 1562, comienza a colonizar la región que actualmente denominamos Carolina del Sur y Florida, amenazando el control exclusivo de España en la zona.

Lo interesante y llamativo (al menos para mí, acostumbrada a los mapas Kapelusz y a los del Manual del alumno bonaerense, que te traían a lo sumo una espiga de trigo en la Pampa Húmeda y una chimenea con humo en los centros urbanos) es la cantidad de imágenes con que se ilustran las distintas regiones de América: Sirenas, monos, loros, monstruos de mar acompañando a Poseidón, gigantes en la Patagonia, caníbales, perros (todo a la par, sin distinciones como en película de Disney), se mezclan con ríos, montañas, volcanes en erupción, y poblaciones, bien identificados, con el nombre que les fueron asignando a partir de 1492. La diferencia con las películas del “heladitoWalt”, es que en la actualidad, es posible discernir entre seres reales y seres ficticios. Pero en la época en que se realizó el mapa, era tan verosímil la existencia de un mono como la de una sirena, los gigantes de la Patagonia, o las amazonas. Pensando en la primacía del pensamiento religioso de la época, la circulación de numerosos mitos y leyendas, la influencia de los libros de caballería , de gran popularidad en la sociedad de la época, en la que eran comunes las acciones de monstruos, gigantes y héroes perfectos, la poca “instrucción” de los viajeros y el impacto por el descubrimiento de nuevas especies, geografías, y fuentes de riqueza, podemos entender la febril imaginación volcada en el grabado. hemos hablado también del hobby desarrollado por Hieronymus, de andar rabando diablosy esperpentos, asi que se habra dicho..."¿Y por qué no?"

















En cuanto a la ubicación geográfica, está bastante bien representado, por ejemplo, el sistema del río Amazonas y otros ríos de América del Sur, el Lago Titicaca, la ubicación de Potosí y la Ciudad de México, la Florida y la mayor parte del sudeste de Estados Unidos. También se reproducen muchísimas características de la costa de América Caribe Es en este mapa donde además, se nombra por primera vez a California

Y este nombre no es casual, El origen del nombre California está vinculado a la idea de países fantásticos. Una de las primeras menciones aparece en la Chanson de Roland, cantar de gesta que relata un hecho del siglo VIII. Rolando, sobrino de Carlomagno, muere en la batalla y el emperador lo despide haciendo alusión a reinos y países que lo atacarán y concluye nombrando a Califerne, un país fantástico.

Cristóbal Colón anotó este nombre, Califerene, en su primer diario de viaje, término que para algunos autores puede ser considerado como antecedente de California,

“ ...Dijéronle los indios que por aquella tierra hallaría la isla

de Matinino, que dizque era poblada de mujeres sin

hombres...y que cierto tiempo del año venían los hombres a

ellas de la dicha isla del Caribe, que dizque estaba a diez o

doce leguas , y si parían niños enviábanlos a la isla de

los hombres y si niñas dejábanlas consigo...”

En 1510 se publicó en España la novela de caballería “Las Sergas de Esplandián”, de Garci Rodríguez de Montalvo, quinto libro de la obra Amadís de Gaula. En la primera parte del Amadís se menciona a Calafia, reina de las amazonas, que vivía en la isla California, muy rica en oro.

“...Sabed que a la diestra mano de las Indias muy cerca

de aquella parte del Paraíso Terrenal hubo una isla llamada California....la cual fue poblada demujeres negras, sin que ningún hombre entre ellas hubiese, que casi como las amazonas era sumanera de vivir....la ínsula en sí, la más fuerte de rocas y bravas peñas que en el mundo se

hallaba, sus armas eran todas de oro....que en toda la isla no había otro metal alguno...,

yalgunas veces que tenían paces con sus contrarios....

había ayuntamientos carnales, de donde se seguía quedar muchas dellas preñadas, si parían hembra, guardábanla, y si parían varón luegoera muerto....

La tierra o islas descritas en La Canción de Rolando, en el diario de Cristóbal Colón, y en las Sergas de Esplandián tienen características similares, y no sería una locura pensar que se trata de la misma fantasía

En 1523, Francisco Cortés, por instrucción de su primo Hernán Cortés, salió en busca de la Mar del Sur (Océano Pacífico) y encontró las costas de Colima Su primo Hernán, informando al emperador Carlos V describe

“ ....los señores de la provincia de Cihuatán se afirman mucho de haber una isla toda poblada demujeres sin varón alguno, y que en ciertos tiempos van de la tierra firme hombres con los cualeshan acceso, y las que quedan preñadas, si paren mujeres las guardan, y si hombres, los echan desu compañía; y que esta isla está a diez jornadas de esta provincia y que muchos de ellos han ido allá y la han visto. Dícenme que es muy rica de perlas y oro; yo trabajaré, en teniendo aparejo,de saber la verdad y hacer de ello larga relación a Vuestra Majestad.”

Loa coincidencia en la descripción de Cortés, la Canción de Rolando, y las Sergas, hace pensar, o bien, que los primos se pasaron el viaje de venida leyendo, o tal vez escucharon a los indígenas narrando sobre una isla en la que había perlas y oro (los autóctonos ya tenían claro que para rajar a los españoles, lo mejor era decirles que por allá, detrás de la loma, había tierras con grandes riquezas enormes, enormes…). Por otra parte, existe un mito azteca que habla de un lugar rumbo al poniente, donde se esconde el Sol, que está habitado por las almas de mujeres muertas en su primer parto que se transforman en diosas

Toda esta mescolanza de mitos de acá y de allá, relatos caballerescos, ambicion por las perlas y el oro, y ganas de quedar como un duque ante el emperador, hicieron que el propio Hernán Cortés y sus hombres, expandieran la creencia de que la supuesta isla (nunca supo que en realidad era una península) era la ínsula de Espladián, (aunque nunca la bautizó con ese nombre), que estaba habitada por un pueblo sólo de mujeres liderado por una reina llamada Calafia. Así que, si lo Cortés no quita lo valiente, por qué no creer en amazonas, monstruos marinos y ríos de oro esperándonos para darnos un chapuzón?

8 comentarios:

Cine Braille dijo...

¿De verdad Colón habrá llegado a América? ¿No habrá sido un viaje trucho, con el del Apolo XI? ¿No habrá viajado en realidad a Marruecos y trucharon unos indios disfrazando a unos moros? ¡No estoy paranoico, no estoy paranoico! ¡La CIA me persigue por revelar estos secretos!

rene orlando dijo...

Mire vea, estoy programando mis vacaciones. Busqué en el Google Earth la isla de Matinino, esa que está llena de mujeres, y nada. De la isla de California tampoco hay noticias, pero no importa ya que parece medio peligrosa para los varones.

Andrés el Viejo dijo...

Laura: estoy admirado del coraje del barbudo que sostiene el escudo de Portugal. A mí me daría miedo subirme desnudo a ese bicho con esos dientes y esa cara de malo.
Cine: hágame caso, escriba un libro titulado "Cómo Atahualpa ganó la guerra".
René: peor me pasó a mí. Cuando estaba en Brasil, me tocó ir a Manaus. Me entusiasmé pensando: "Amazonas, debe haber sólo mujeres". Mentira.

Ulschmidt dijo...

Buenísima la serie, Laura. Siga, siga, que la audiencia aumenta...

Gra dijo...

Pero qué pedagógico, Laura. Uno termina pensando que lo de Colón fue puro invento de la prensa, al final...

Anónimo dijo...

un parrafito de Topkapi no hubiera desentonado vea

Laura dijo...

Cine: usted dice que en realidad nosotros somos marroquíes? Que este suelo que pisamos es Africa? Que si seguís caminando hasta el horizonte, te caés y te comen las tortugas gigantes que sostienen el plano de la tierra? Que sólo somos el sueño de Colón?
René: yo que usted evaluaría, porque si la otra opción es la isla de Caras (que tampoco figura en Google), no hay dudas cuál de las islas es más peligrosa....
Andrés: mire qué desilusión, yo me lo hacía más corajudo a usted!
Don U: Le parece? no está volviéndose un poco aburrido? Mire que si me dan aliento me escribo un Ulises, o un Amalia, o algo así, eh?
Gra: así es, che, a la final, uno termina pensando siempre, siempre que Clarín miente!

Laura dijo...

Don Ayj (asumo que es usted, aunque se ponga la capa de invisibilidad)
Mire que problema! Ahora voy a hablar de los eunucos de Topkapi, me dió una idea!